viernes, 29 de abril de 2016

Tutti Frutti Prehistolibros VI


Más portadas de prehistolibros aquí







jueves, 28 de abril de 2016

A Dino Story! (2016)


"A Dino Story!" es un breve cortometraje creado por Sivadigitalart (Sivakumar S.), artista especializado en efectos visuales y animación digital procedente de Chennai (India). Sivakumar tiene un amplio bagaje en diferentes productoras de su país y puedes ver más sobre su trabajo en su DeviantArt.

miércoles, 27 de abril de 2016

Jurassic Park Avenue

Que la moda no está reñida con las fieras criaturas del pasado es lo que parece demostrar el Tumblr "Jurassic Park Avenue" (aunque originalmente se llamó "Dinosaur Fashion Land"). En su breve andadura (tan solo tres meses), ha logrado recopilar prendas imposibles y reportajes sobre las últimas tendencias salpimentados con ese toque dinosauriano que tanto nos gusta. Por ello, no es de extrañar que se haya convertido en una de nuestras bitácoras de cabecera. A continuación, dejamos una selección de lo que más nos ha gustado hasta ahora, pero recomendamos bucear en su archivo para ver de qué forma los dinosaurios están, más que nunca, entre nosotros.










martes, 26 de abril de 2016

Los bosques mesozoicos de Angie Rodrigues

Angie Rodrigues es una artista de Springfield (Virginia, Estados Unidos) que trabaja en la producción de efectos visuales y modelado 3D. Amante de la naturaleza y de la vida del pasado, Angie ha participado en las series "Dinosaur Revolution" y "Dinotasia", tanto en el modelado de criaturas como en el desarrollo de texturas. Además, también se dedica a la pintura, con una destacada presencia dinosauriana. En su obra pictórica encontramos paisajes boscosos en los que siempre aparece algún ornitisquio, por lo que deducimos que este grupo es su debilidad. Para ver algo más de su trabajo, puedes echar un vistazo aquí.

Autumn Refuge

Solitude - Styracosaurus

Fly Away

Woodland Encounter - Corythosaurus

In Forest Haunts - Tuojiangosaurus

lunes, 25 de abril de 2016

Imaginando dinosaurios V: Inteligencia sauria

En la I Convención Paleontológica Norteamericana de Chicago (1969), John Ostrom (1928-2005) rechaza la convención de que los dinosaurios fueran animales de sangre fría partiendo de que caminaban erguidos y que las aves serían endotérmicas porque descienden de animales de sangre caliente [1]. En 1980 Luis Álvarez (1911-1988) descubre en muestras de capas intermedias entre los períodos Cretácico y Terciario tomadas por todo el mundo, una concentración de iridio cientos de veces más alta de lo normal y plantea la hipótesis del gran meteorito asesino. El siguiente año, Penfield y Camargo dan a conocer el cráter de Chixculub.

Alice Sheldon a.k.a. James Tiptree Jr.

Como los científicos, los escritores tratarán de renovar sus planteamientos. Así, viejos temas como los safaris en el tiempo son ridiculizados en The parasaurians (1969) de Robert Wells (1929), con dinosaurios robots, o El saurio que surgió en la noche (1970) de James Tiptree Jr. (1915-1987), en que todo es una gran y escatológica simulación. Pero David Drake (1945) insiste en Time Safari [2] (1982).

En Estratos (1980) de Edward Bryant (1945) se viaja en el tiempo por autopista, mientras en Getting away (1976) de Steven Utley (1948-2013) una “cronopatía” provoca visiones bajo la piel de animales prehistóricos, incluido un saurópodo. El protagonista de The shores of Kansas (1976) de Robert Chilson (1945) aprovecha su habilidad para desplazarse en el tiempo y graba documentales que le hacen famoso.

En Mastodonia (1978) de Clifford D.Simak (1904-1988) –basada en su relato Project Mastodon (1955)- al ver los huesos que su perro trae, el protagonista busca una puerta en el tiempo (un extraterrestre) que explotará con ánimo de lucro; también escribió Small deer (1965).

The odd old bird (1988) es una de las aventuras que ambienta en “otro siglo XIX” Avram Davidson (1923-93). En Dimension of miracles (1968), Robert Sheckley (1928-2005) plantea un satírico mundo paralelo de modernos dinosaurios inteligentes, mientras los de Philip E. High (1914-2006) en Speaking of Dinosaurs (1974) fueron creados genéticamente en experimentos militares alienígenas.

En Los corredores (1978, Bob Buckley) viajeros en el tiempo observarán a dinosaurios capaces de manejar herramientas, amenazados por una supernova. Un panorama parecido plantea Damien Broderick (1944) en The dreaming dragons (1980) o Under the moons of Venus (2010, en Subterranean) que, como Dinosaur planet (1978, inicio de la serie Ireta de Anne Mc Caffrey), remite trazas del cretácico a otro planeta. En Hermes to the ages (1980, Frederick D. Gottfried en Analog), un cosmonauta ruso encuentra los restos de un “homosaurus” en la Luna. David Bischoff [3] (1951) y Thomas F. Monteleone (1946) escribieron una serie completa sobre dinosaurios con tecnología espacial, Dragonstar (1983).

Ilustración de Rick Gauger para "Charon's ark"

Conforme a Charon’s ark (1987) de Rick Gauger (1942), Caronte es un mundo hueco al que Plutón proporciona energía; ambos habrían sido creados por los extraterrestres para salvar a los dinosaurios. Hayford Peirce (1942) es autor de la delirante The thirteenth majestral (1989, luego llamada Dinosaur park), ambientada en un futuro lejano donde el padre del protagonista es represaliado arrojándolo a los dinosaurios; para vengarlo, contará con alienígenas y una máquina del tiempo.

George RR Martin

Asistimos a la clonación de un tyrannosaurus rex en Roadmarks (1979) de Roger Zelazny (1937-1995) y Tuf voyaging (desde 1976 en Analog, recopilada en 1986) de George RR Martin (1948). En Our lady of the sauropods (1980, en Omni), Robert Silverberg [4] (1935) plantea la de toda una reserva de dinosaurios y si tuvieron una civilización en el mesozoico. Y en Carnosaur (1984) de John Brosnan (1947-2005) un científico ha clonado un zoo completo para soltarlos luego por el mundo; Harry Adam Knight la trasvasó –libremente- al cine en 1993.

En Hermano verde (1982), Howard Waldrop [5] (1946) ilustra el viaje iniciátivo de un joven indio, El último caballo del trueno al oeste del Mississippi (1988, en Isaac Asimov science fiction magazine) de Sharon N. Farber, está ambientada en la “guerra de los huesos” como The green buffalo (1992) de Harry Turtledove (1949) que en Época de incubación (1985) narra la instintiva relación entre una científico y un hadrosaurio recién nacido.

Ilustración de Gino d'Achille para West of Eden

La saga West of Eden (1984) de Harry Harrison [6] (1925-2012) se desarrolla en un universo alternativo en que no se produjo la extinción. Geoffrey A.Landis (1955) escribió Dinosaurios (1985) y Embracing the alien (1992, en Analog), en la que hombres y aliens son transportados al cretácico, donde una deidad puede evitar la extinción. Joseph H.Delaney (1932-1999) escribió Survival course (1989, en Analog); pero en The homecoming (1989) de Barry B.Longyear (1942) los dinosaurios deciden regresar y son los humanos quienes peligran.

Jack Dann (1945) y Gardner Dozois (1947) escribieron el breve cuento surrealista Un cambio de tiempo (1981). En Un dinosaurio en bicicleta (1987) de Tim Sullivan (1948), un dinosaurio civilizado regresa al cretácico, donde se encuentra con otros animales que viajan en el tiempo. Dinosaurio (1987) de Steve Rasnic Tem (1950) no es un relato de ciencia-ficción, sólo un retrato gris de un enamorado de los grandes saurios. Carol Carrick (1935-2013) escribió la serie infantil Patrick’s dinosaur (1985), y Gerry Malcolm Durrell (1925-95) The fantastic dinosaur adventure (1989).

-----
[1] Su discípulo Robert T. Bakker (1945) insiste en esta tesis al observar la mayor proporción de hervíboros (los carnívoros de sangre caliente cazan a menudo por motivos energéticos, el equilibrio del ecosistema exige que sean pocos) y justifica por la endotermia elevar los dinosaurios a clase animal, que incluiría saurisquios, ornitisquios y aves.
[2] Que une en Tyrannosaur (1994) a King tyrant lizard y boundary layer.
[3] También autor del librojuego Search for Dinosaurs (1984, Time machine #2)
[4] También autor de Hunters in the forest (1991).
[5] También autor de The ugly chickens (1980).
[6] También autor de Praiseworthy saur (1969, en If), The ever-branching tree (1970, en Science against man) y aportó Dawn of the endless night a The ultimate dinosaur (1992).

viernes, 22 de abril de 2016

Abuelos del Paleoarte: Zdeněk Burian


Zdeněk Michael František Burian (1905, Kopřivnice, Imperio austrohúngaro – 1981 Praga, Checoslovaquia) es, junto a Charles Knight, uno de los artistas más célebres y copiados en el campo de la reconstrucción paleontológica. Aceptado a los catorce años en la Academia de Bellas Artes de Praga sin necesidad de prueba de acceso (por recomendación del pintor Max Švabinský), abandonó los estudios a los dieciséis para ganarse la vida como ilustrador. Dibujante y pintor asombrosamente prolífico, ilustró alrededor de 500 libros y su producción se estima entre 15000 y 20000 piezas (contando desde bocetos a obras terminadas), elaboradas principalmente al óleo aunque empleando también otras técnicas como el carboncillo, la tinta, la acuarela o el gouache.

Ilustración para Tarzán

Cubierta de una edición checa de Robinson Crusoe

La primera incursión de Burian en el campo de la imaginería prehistórica tuvo lugar a comienzos de los años 30, ilustrando novelas del arqueólogo aficionado Eduard Štorch. 


Éstas llamaron la atención del paleontólogo Josef Augusta, con quien Burian colaboró en una serie de libros divulgativos publicados por primera vez en Checoslovaquia en la década de 1950, y más tarde en muchos otros países incluyendo Italia, Francia, Alemania, Inglaterra y Japón. En 1972 buena parte de las ilustraciones de dicha serie fueron recopiladas en Life before man, libro que, por la variedad de especies representadas y el espectro temporal que abarca, podría considerarse un greatest hits de la carrera paleoartística de Burian.

Ediciones inglesas de libros escritos por Augusta e ilustrados por Burian, década de 1960

Edición en castellano de Life before man, 1978

Debido a la dificultad de acceder a restos fósiles, Burian se inspiró para sus primeras reconstrucciones en las del estadounidense Charles Knight. Téngase en cuenta que Knight, considerado el pionero de la moderna ilustración paleontológica y máximo exponente de la misma en aquel entonces, sí pudo estudiar de primera mano colecciones como las del Museo Americano de Historia Natural. Pese a tomarlo como modelo, en opinión de muchos Burian lo superó por su enfoque menos romántico y más naturalista.

Charles Knight: Diplodocus, c. 1906

Zdeněk Burian: Diplodocus, 1942

Charles Knight: Uintatherium, c. 1930

Charles Knight: Uintatherium, 1935

Examinando en detalle las pinturas de Burian sorprende la fuerte sensación de realismo que lograba con una pincelada tan económica y suelta. En palabras del paleoartista Mauricio Antón, "el espectador apenas es capaz de percibir que hay una ardua labor de reconstrucción detrás de esas imágenes, y se observan simplemente como si fueran fotos o tal vez estudios hechos del natural".

Smilodon y Mammuthus columbi

"Todo en las pinturas de Burian es asombrosamente real: los paisajes están bañados por una luz intensa (aunque la calidad pésima de la reproducción en algunos libros apenas permita apreciarlo), los animales se mueven con absoluta fluidez, los músculos tienen la definición justa bajo la piel, como si únicamente dependiera de la actividad del animal y del capricho de la luz para que destacaran un momento, y no de la intención del artífice que los modela"
Mauricio Antón: El secreto de los fósiles

Al igual que Knight, Burian pintó versiones actualizadas de ciertas especies de acuerdo con los últimos descubrimientos. Un óleo de 1938 que mostraba un Tyrannosaurus fue modificado para su publicación en Life before man, añadiendo al depredador protuberancias craneales y una cola más rígida para favorecer el equilibrio al caminar. Otro caso es el de unos Edaphosaurus de la década de 1940, representados primero con una cola corta y un cráneo similar al de Dimetrodon, y posteriormente revisados según restos más completos. Asesorado por Augusta y otros expertos en la materia, Burian realizó reconstrucciones anatómicas de algunos de los animales prehistóricos a los que dio vida, de ahí que sigan resultando tan convincentes pese a su anacronismo en relación a las modernas teorías paleontológicas.



Estudio para una pintura de Torosaurus, 1970s

Reconstrucción de Homo ergaster, 1975

Entre las icónicas imágenes realizadas en colaboración con Augusta se cuentan saurópodos -dinosaurios hervíboros de cuello largo- como Brontosaurus (Apatosaurus) y Brachiosaurus, concebidos como animales semiacuáticos por su enorme peso (según teorías hoy desestimadas: sus pulmones no habrían soportado la presión del agua a varios metros de profundidad, y por el mismo motivo les habría sido imposible bombear sangre hasta sus cabezas). 

Brontosaurus, 1950

Brachiosaurus, 1941

Tras la muerte de Augusta en 1968, la calidad de algunas reconstrucciones de Burian se resintió pese a seguir colaborando con otros expertos como Zdeněk Spinar y Vratislav Mazak (no sabemos si por la menor competencia de dichos paleontólogos, por falta de entendimiento entre éstos y el artista, o una combinación de ambos factores). Un ejemplo de ello es una segunda versión de Brachiosaurus pintada en la década de los 70, la cual presenta unas proporciones extrañas y un cierto agarrotamiento.

Brachiosaurus, 1970s

Otro tanto puede decirse de un Torosaurus de la misma época, algo rígido en comparación con anteriores reconstrucciones de ceratópsidos -dinosaurios hervíboros cornudos-. En ambos casos llama la atención un aumento del nivel de detalle en detrimento de la naturalidad de las poses, que contrasta con el estilo casi abocetado, y mucho más dinámico, empleado por el artista durante la mayor parte de su vida. 

Torosaurus

Monoclonius

Debido a exigencias de los editores, parte de la producción tardía del checo consistió en copias casi idénticas de sus antiguos trabajos. Un ejemplo es el Pitecántropo (Homo erectus) realizado en los 70 para Guarda e escopri degli animali della Preistoria (publicado en España como Vida íntima de los animales de la Prehistoria), prácticamente calcado de una pintura del 55.


Los homínidos y el proavis son los únicos Burian auténticos de dicho libro; las demás ilustraciones, en su mayoría versiones de Burian, Charles Knight y Neave Parker, son obra de Sergio Budicin y otros habituales de la colección Guarda e escopri degli animali (como descubrimos gracias al comentario de uno de nuestros lectores en el post Expediente Burian; el listado de ilustradores proporcionado coincide con este otro).


Al morir en 1981 Burian era ya uno de los paleoartistas más influyentes de todos los tiempos, imitado no sólo en este campo sino en el cómic, la ilustración comercial y la cultura popular en general, como hemos podido comprobar una y otra vez en la sección Fusilando sin piedad. A continuación le rendimos homenaje con una buena dosis de cromos prehistóricos, y al final del post una lista de enlaces y libros para seguir indagando en la obra de este káiser.

Paisaje volcánico de la era Azoica (antes de la aparición de vida en la Tierra)

Fondo marino del periodo Silúrico

Carcharodon

 Edaphosaurus


Scutosaurus Sauroctonus


Mesosaurus

Stenopterygius

Elasmosaurus

 Dimorphodon

Pterodactylus

Pteranodon

Stegosaurus

Styracosaurus

Triceratops

Iguanodon

Tarbosaurus

Machairodus

Thylacosmilus

Cabezas de mamut, elefante africano y elefante asiático

 Mamut


Mamuts

Ursus spelaeus

Homo erectus

Homo neanderthalensis


Hombre de Cro Magnon


¿DESEA SABER MÁS?

En Koprolitos:
Bibliografía:
  • Z. V. Spinar: La vida antes del hombre, edición en castellano de Life before man, 1978
  • Vladimir Prokop: Zdeněk Burian - a Paleontologie, 1990 (checo)
  • Vladimir Prokop: Zdeněk Burian, 2005 (checo)
  • Mauricio Antón: El secreto de los fósiles, 2005

  © Blogger templates 'Neuronic' by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP