martes, 19 de noviembre de 2019

Jurassic World (Jose Tomás)

Otra pieza de Jose Tomás, en este caso pterosauriana, en la que puede reconocerse una célebre escena de Jurassic World.

Puedes ver más de Jose Tomás en Koprolitos, en su Instagram o en su recién estrenado Twitter.

lunes, 18 de noviembre de 2019

Los mundos prehistóricos de Willis O'Brien (I)

Willis Harold O'Brien (1886-1962), “Obie” para los amigos, para abreviar y para quienes odian los apóstrofes, es uno de los principales responsables del éxito del cine de dinosaurios y, por extensión, del sólido asentamiento de estas criaturas en la cultura popular.

Las emocionantes historias que podemos disfrutar en sus películas son, por otra parte, reflejo de una agitada vida de aventurero: Tras una primera intentona a los once, Obie se marchó de su casa en Oakland (California) con tan sólo trece años, pasando los cuatro siguientes en Oregón, donde aprendió el arte del lazo trabajando como granjero –cowboy los llaman por allí-, fue barman o trampero y, a los 16 años, sirvió como guía a una expedición de paleontógos [1] de la University of Southern California para buscar fósiles en Crater Lake, que ese mismo 1902 fue declarado Parque Nacional [2]. Esta experiencia marcaría el inicio de su pasión por la fauna extinta (en particular, por los dinosaurios).

Primera fotografía de Crater Lake (1874, Peter Britt)

El siguiente año regresa a California, donde trabajó como ayudante de un arquitecto y entró de caricaturista deportivo en el San Francisco Daily World. Enamorado de los caballos y el boxeo, intentó en vano hacer carrera en ambas modalidades, hasta que su padre le facilitó un puesto en el Southern Pacific Railroad. Desencantado, probó suerte con la escultura, ganando una competición para diseñar una chimenea para un millonario, y también ayudó al arquitecto-jefe de la Feria Mundial de San Francisco [3] de 1915.

San Francisco World Fair (1915)

Fue precisamente durante este periodo cuando comenzó a realizar modelos que animaba con ayuda del cámara de un noticiario local, incluyendo minuto y medio protagonizado por un troglodita y un dinosaurio de masilla con esqueletos de madera [4] que decidió al exhibidor de la Feria Herman Wobber a encargarle su primera cinta (The Dinosaur and the Missing Link), para la que dispuso un presupuesto de 5.000 $.

Gertie (1914)

Recordemos que, el año anterior, el también pionero de la animación Windsor Mc Cay había estrenado Gertie, the Dinosaur. Para un modelador apasionado de los dinosaurios como Obie, suponemos que aquello debió ser la revelación definitiva sobre el camino a seguir.

Obie en el estudio de Edison (1917)

El dinosaurio y (tras el extremo de su cola) el eslabón perdido

En el post que dedicamos a The Dinosaur and the Missing Link (1917) ya os contamos el argumento de esta cinta, que fue adquirida por Edison, quien encargó a Obie más cortos similares, a 500 $ la pieza, estrenando ese mismo año RFD 10,000 DC o Prehistoric Poultry. La profesionalización de Willis fue acompañada de mejoras técnicas como uniones metálicas en los esqueletos, más flexibles y articulados, o pieles de plástico que cubrían a los muñecos de barro impidiendo que se deformaran.

El Servicio Postal Rural 10.000 a.C.

Aves prehistóricas

El fantasma de la montaña del sueño

También dedicamos otra entrada del blog a desgranarte la historia de The Ghost of Slumber Mountain (1918), rotundo éxito que le costó un pleito –que ganó O’Brien- por apropiación indebida de la patente de sus técnicas de stop-motion con su nuevo productor, Herbert M.Dawley [5], quien animó dinosaurios en Along the Moonbeam Trail (1920).

Dawley, trabajando sobre un hadrosaurio

Dado el prestigio conseguido por Obie, cuando el productor Watterson R.Rothaker se animó a adaptar la novela de Conan Doyle El mundo perdido (1912), de la que también te hemos hablado en alguna que otra ocasión, no tuvo que pensar mucho a quién ofrecerle los efectos especiales. O’Brien convenció al escultor mexicano Marcel Delgado [6] (1901-76) para que le ayudase con las maquetas, que modeló basándose en las ilustraciones del paleoartista Charles Knight [7], añadiendo renovadas dosis de realismo con la “filmación con cristal” –en el que se pintaban imágenes que se superponían durante la grabación- ideada por Ralph Hammeras (1894-1970). Tras varios años de producción, se estrenó el 2 de febrero de 1925 con gran éxito de público y crítica, en busca del cual se han sucedido las nuevas adaptaciones de la novela hasta hoy [8].

Richard A.Rowland, gerente de la productora de El mundo perdido, First National Pictures, anunció inmediatamente el comienzo de una secuela con el mismo equipo, Atlantis [9], pero las dificultades económicas que acabaron obligando a vender la productora a Warner Bros. dieron al traste con el proyecto. Algo parecido ocurrió con su siguiente y ambicioso proyecto Creation (1931), al que ya dedicamos este post; aunque David O’Selznick acabó cancelándolo por demasiado costoso, entre los bocetos supervivientes había uno en que un gorila gigante sostenía a una chica en la mano [10]...

Fotograma de lo poco que quedó de Creation (1931)

-----
[1] Parece que finalmente localizaron algunos restos de Smilodon, pero no hemos logrado averiguar más sobre esta expedición, aunque “Entre 1902 y 1982, sólo se organizaron alrededor de una docena de expediciones científicas para estudiar las características únicas de Crater Lake”: Larson, Douglas W. (2002) Probing the Dephs of Crater Lake: During much of its 100 years of National Park status, this national treasure saw little scientific study, despite significant enviromental threats; en American Scientist vol.90 #1; pp.64-71 (traducción propia).
[2] El 22 de mayo. William Gladstone Steel, que organizó en 1886 la expedición de la USGS de la que resultaría el primer mapa oficial de la zona, luchó desde entonces por su declaración como Parque Nacional, siendo el quinto más antiguo de los USA.
[3] La Feria, que acogió a 19 millones de visitantes, celebraba la inauguración del Canal de Panamá y el centenario de la ciudad. Entre sus hitos, podemos destacar la primera llamada telefónica transcontinental, que Graham Bell efectuó desde su oficina de Nueva York, la demostración del montaje en cadena de Ford (el modelo “T” apareció el año anterior) o la posibilidad de los visitantes de volar diez minutos con los hermanos Lockheed apenas una década después de que los Wright despegaran por primera vez del suelo.
[4] Sawicki, Mark (2010) Animation with Stop-motion Pro, Focal Press.
[5] También produjo las siluetas animadas de dinosaurios de Tony Sarg. Recientemente, Stephan Czerkas ha puesto en duda que Dawley se limitara a aprovecharse de Obie: para saber más, haz click aquí.
[6] Llegado de niño a California tras la Revolución, se resistió al principio a trabajar con O’Brien porque quería ser escultor y no animador. Forraba sus esqueletos de dural (aleación de aluminio) con músculos de hule y goma que cubría con piel de látex, dando a sus modelos un aspecto bastante realista que aumentaba ocultando vejigas inflables para simular la respiración.
[7] Milner, Richard (2012) Charles Knight: The artist who saw through time, Ed. Harry N.Adams.
[8] Además del remake de 1960 con Obie en los créditos aunque inactivo, se produjeron nuevas versiones en 1992 (con la secuela Return to the Lost World ese mismo año, también dirigida por Timothy Bond) ó 1998 (Bob Keen), una serie de televisión en 1999, un telefilme en 2001 o una serie animada franco-canadiense en 2002. King of the Lost World (2005, Leigh Scott) mezcló The Lost World y King Kong.
[9] “La historia de Atlantis es la historia de otro ‘mundo perdido’, un mundo que dio a luz a fieros superhombres que devastaron y conquistaron a las naciones que les rodeaban. Para liberar al mundo de su amenaza, los dioses, dice el mito, enviaron un terremoto y la Atlántida se hundió bajo el mar. La ciencia, sin embargo, sabe que el legendario lugar es poco profundo, y algunos eruditos tienden a creer que se trata del terreno sobre el que Noé hizo flotar su arca. Otra teoría de la ciencia que pondremos en práctica es la creencia de que en las profundidades del mar hay monstruos y vida marina que el ojo humano nunca ha visto. Con la experiencia adquirida a través de nuestro trabajo en 'El mundo perdido', hay muchas razones para creer que la historia de Atlantis será aún mejor.” “Roland Announces Another Big Million Dollar Special”, Moving Picture World, 21 de febrero de 1925 (traducción propia).
[10] En la hoy perdida Stark Mad (1929, Lloyd Bacon) aparece un enorme gorila –un actor disfrazado- que rapta a la protagonista, y la pseudoerótica Ingagi (1930, William Campbell) se anunció como “un documental que mostraba el sacrificio de una mujer a un gorila gigante”.

viernes, 15 de noviembre de 2019

Los bichos del pasado de Helga Lukas

Helga Lukas es una artista de Vinnytsia (Ucrania) especializada en ilustración y diseño gráfico infantil y juvenil. Sus dibujos representan personas, animales y paisajes de estilo naif, y dentro de su obra no faltan referencias a animales del pasado. Puedes visitar su tienda en Society6 o en Creative Market para ver más de su trabajo. Aquí os dejamos su serie de ilustraciones con bichos pretéritos:








jueves, 14 de noviembre de 2019

La irrealidad animal humanizada de Ornamante


Ornamante es el proyecto de Francisco Aguilera y Xavier Ferrer, dos chicos de Barcelona amantes de la decoración, el arte y los animales que, según cuentan, "un día descubrieron por casualidad unas carpetas con documentos antiguos en un anticuario. Estas carpetas contenían documentos de un proyecto científico con información clasificada, en los cuales se narra como en el año 1916 un grupo de científicos de diferentes países, se asociaron y crearon un proyecto denominado Ornamante, para el estudio e investigación de la fusión del ADN humano con el animal y así crear seres humanizados y evolucionados, con características y rasgos humanos, con el fin de evitar la extinción de especies en peligro y asimismo, desarrollar tratamientos para enfermedades humanas incurables en la época.

El estudio estaba muy desarrollado y detallado, pero no llegaron a crear físicamente esos especímenes, o por lo menos, aparentemente no lo lograron, y el proyecto quedó paralizado, llegando así al olvido. Cuando desmembramos y estudiamos todos esos documentos quedamos fascinados y con una sensación entre admiración, curiosidad y miedo y no cesamos de imaginar cómo hubieran sido estas nuevas especies si el proyecto Ornamante se hubiese desarrollado hasta el final, ¿Que apariencia hubieran tenido?, ¿cómo se habrían desarrollado estos seres?,¿ se adaptarían al medio y al entorno humano?


Muchas dudas nos surgieron y decidimos plasmar todo lo encontrado en los documentos, filtrándolo con nuestra imaginación. Comenzamos a desarrollar bocetos, prototipos y pruebas hasta que logramos realizar unas piezas artísticas, que vislumbran, no solo la apariencia física que hubieran podido tener esos seres, si no sus rasgos, su carácter, su personalidad, su alma y su esencia. Realizamos las piezas completamente a mano y de modo artesanal, una a una, personalizándolas, decorándolas, dándoles un sentido y una identidad propia y única. Cada día seguimos investigando sobre los documentos encontrados y creando nuevas especies en nuestra imaginación que irán viendo la luz progresivamente y soñando poder repartir por el mundo, el arte de una historia, escondida, clasificada y fantasiosa..."

Los personajes que han creado están hechos completamente a mano y de forma artesanal, en resina ecológica, pintados con pinturas acrílicas y con acabados en barniz mate. De entre todos ellos nos gustaría destacar a Maritrini, la triceratops:

Mari Trini es una triceratops con un 49% de ADN humano, tiene 42 años y es de Priego de Córdoba, Andalucía. Allí montó un centro de uñas, depilación y peluquería, anteriormente, también realizaba tratamientos estéticos, retoquitos y pinchacitos que aprendió, viendo tutoriales de youtube, pero tuvo que dejar de realizarlos, tras la denuncia de una examiga a la que dejó con media cara paralizada durante seis meses por causa de una mala partida de toxina botulínica que Mari Trini adquirió en un puesto de estraperlo del mercadillo de los sábados.

Dramas aparte, Mari Trini, peina, depila y exfolia a sus clientas mientras les ofrece de viva voz, un extenso repertorio de coplas de las más antiguas folclóricas y tonadilleras españolas.

Mari Trini es muy presumida, tarda tres horas largas en arreglarse antes de salir, ella cumple el protocolo de salir de fiesta viernes, sábado y domingo. Disfruta bailando todo tipo de ritmos latinos hasta las seis de la mañana y por supuesto también cumple el protocolo de ponerse fina a porras, churros y café con leche, en la churrería de la estación, así asienta el estómago, antes de ir a misa de 8, porque a ella no le gana nadie a cristiana, creyente, devota y beata.

Mari Trini tuvo malas experiencias en el amor y dice que “ni uno más, Santo Tomás” y que prefiere vivir la vida sin un hombre a su lado. Así es Mari Trini, un torbellino de colores que arrasa allá por donde va... Puedes conseguirla en diferentes formatos aquí.

También nos gustaría traer por aquí a Primitivo, un tiranosaurio humanizado con un 73% de ADN animal y un 27% de ADN humano. Nació en Teruel, pero se fue a vivir a Barcelona a los 25 años, en busca de un futuro laboral más prometedor.

En Barcelona conoció a Aurelia. Ella fue su amada esposa y compañera de vida, durante 55 hermosos años, hasta que hace un par de años, ella falleció y Primitivo perdió a su gran pilar.

Ahora Primitivo tiene 82 años, está jubilado y su vida se basa en dar largos paseos por la ciudad, mientras critica los sucesivos cambios que hay en la sociedad, de hecho, siente un especial odio hacia la música que escuchan los chavales de hoy en día. Dice que eso no es música, ni es nada.

Disfruta mucho contemplando las obras y dando consejos a los obreros y Nunca vuelve a casa sin pasar por el parque e intentar arreglar el mundo junto a sus amigos, mientras juegan una partida de cartas o dominó.

Es un apasionado de los bailes de salón, pasión que compartía con Aurelia. Juntos brillaban en las pistas de baile de las salas de moda de la ciudad y aunque ya no es lo mismo, aún hoy en día, Primitivo se pone guapo y sigue escapándose algún domingo tarde a mover el esqueleto.

Tiene la extraña costumbre de coleccionar las necrológicas que aparecen en el periódico. Se guarda las que le parecen mas divertidas o las que mas le llaman la atención e imagina y fantasea con lo que pondrá la suya propia.

Se puede decir que Primitivo ya ha vivido una vida repleta de aventuras y ha llenado muchas páginas de su diario, pero no os confundáis, a Primitivo le queda todavía mucha mecha por quemar. Si lo quieres, puedes conseguirlo en varios formatos aquí.


Me lo chivó Javi Godoy. ¡Gracias!

miércoles, 13 de noviembre de 2019

Unas cuantas ilustraciones dinosaurianas... (XXXXI)

Si no puedo cabalgar un dinosaurio emplumado, no es mi revolución (Juan Martín Teixeira)

Mucha pluma, variedad de estilos y procedencias y... terópodos una vez más en esta nueva tanda de ilustraciones. Hay que reconocer que son el grupo más fotogénico y más atractivo a la hora de dibujar, así que es normal que lo copen todo. Algún saurópodo se ha colado por ahí...

Freeze (Manfred Rohrer)

New Hairdo (Jason Borne)

Science 2 (John Lund)

Prehistoric Poster (Julia Lundgren)

Birthday Tyrannosaurus (Jens Claessens)

martes, 12 de noviembre de 2019

Viajando al pasado con Richard Kuulme

Richard Kuulme (Malmo, Suecia), de 34 años, es un artista conceptual freelance. Como él mismo comenta, se ha especializando en el diseño de dinosaurios, monstruos y criaturas de todo tipo, todo ello con un característico estilo cartoon conseguido a base de rotuladores y ordenador. En lo referente a dinosaurios y otras criaturas prehistóricas, le gusta reinventar y hacer sus propias versiones de organismos de diferentes productos de ficción, como la tiranosauria Fang de la serie "Primal", distintos animales de la saga Jurassic Park/World, las criaturas del King Kong de Peter Jackson, los protagonistas de "En Busca del Valle Encantado" o híbridos y seres inventados de toda índole. Por supuesto, de vez en cuando hace también dinosaurios actualizados y científicamente correctos, siempre con su particular estilo. 

Sin más dilación, os dejamos con una selección de algunos de sus trabajos, recopilando todo el registro que acabamos de comentar. 












Os dejamos con el enlace a sus páginas en ArtStation y DeviantArt, por si queréis echarle un ojo más en detalle a su galería. 

lunes, 11 de noviembre de 2019

Jack Sparling, el ilustrador que llevó a Gwangi al cómic

El canadiense John Edmond “Jack” Sparling (1916-1997) –no, no tiene nada que ver con los Piratas del Caribe- se trasladó siendo aún niño a Nueva Orleans. Mientras estudiaba en el Arts and Crafts Club de la ciudad, donde pudo disfrutar del primer jazz [1], fue utilizado como modelo por la escultora Angela Gregory (1903-1990), que realizó cuatro bustos del futuro artista de cómic, en yeso, mármol y bronce.

Tras una temporada dibujando gags en el New Orleans-Tribune, debuta en el cómic con la tira Hap Hooper, Washington Correspondent (c.1940, guión de William Laas) para el United Features Syndicate, tras la que publicó la más conocida Claire Voyant (1948).

En Dell, y probablemente con guión de Paul S.Newman, creó Naza, Stone Age Warrior (1962), que en un valle helado se encuentra al “Terror congelado” (1966, Naza #9) –efectivamente, un feroz saurio- que despertará un volcán.

"The Secret Cavern"

Donde seguro que colaboraron fue en “The Secret Cavern” y “Plateau of Death”, para Turok, Son of Stone #28 (1962), y en “The Boy who Saved the World” (1969), sobre un chaval que inventa una máquina del tiempo con la que viaja al Mesozoico antes de aventurarse en el futuro y tratar de evitar el holocausto nuclear.


Esta historieta se publicó en el último de los cuadernillos en los que Sparling adaptó para Dell la serie de ciencia-ficción de la ABC The outer limits (1963-65, Leslie Stevens). Sparling ya había dibujado lagartos antediluvianos en “Mother and Child” (1967, The Outer Limits #14), en la que un meteorito transporta un huevo de pterosaurio.


En Gold Key, tomó las riendas gráficas de Mighty Samson (1964, Otto Binder/Frank Thorne) desde el número 8. Se trata de un cómic postapocalíptico ambientado en el mundo prehistórico de criaturas mutantes (como el saurio de tres cabezas que podemos observar sobre estas líneas) que ha resultado de la hecatombe nuclear.

"The Captives of the Time Stone" (Moraleja: siempre es interesante tener a mano una botella de cianuro de potasio por si hay que invitar a un tiranosaurio inesperado)

Para DC realizó “The Captives of the Time Stone” (1966, Tales of the Unexpected #93), en la que unos científicos descubren un extraño cristal con la capacidad de traer diferentes amenazas –como un T.Rex- desde el pasado.

En la adaptación al cómic de "El valle de Gwangi" se reutilizó como portada el cartel creado para el filme por Frank McCarthy

Adaptó en Dell el mismo año de su estreno las películas Around the World under the Sea (1966), en la que no hay dinosaurios pero sí una descomunal serpiente marina que rivalizaría con cualquier tilosaurio, o El valle de Gwangi (1969), que puedes leer aquí, aquí y aquí, aunque te recomendamos acudir a Cuenca el 29 de noviembre para ver la película y celebrar el 50 aniversario de su estreno... ¡Y no te pierdas las dos estupendas conferencias que seguirán los días 4 y 12 de diciembre, con los ilustres ponentes Francisco Ortega y José Luis Sanz, papás de Concavenator corcovatus!

Gwangi por Sparling, en dos palabras: Im-Presionante

En 1971 colaboró en la revista de Warren Eerie #33 con el guionista Steve Skeates en “A trip in time”, en la que se nos muestran los mecanismos de la cuarta dimensión contra las irrupciones de crononautas sin escrúpulos. Puedes leerla aquí.

"A Trip in Time"

En 1978-82 volvió a colaborar con Paul S.Newman en Turok, son of Stone, esta vez para Gold Key. Te dejamos con algunas imágenes de esta última etapa de nuestro “piel roja” favorito.






-----
[1] Nueva Orleans es la cuna de esta música, y más en concreto el barrio chino de Storyville, cuyo cierre por las autoridades en 1917 impulsa a la mayoría de los músicos a emigrar a Chicago o New York. Pero Sparling pudo escuchar a algunas de las primitivas marching bands desfilar por las calles o acudir a  las barcazas del Mississippi o los locales de Tango Belt u otras zonas de la ciudad a escuchar a pioneros que se quedaron y aún tardarán en realizar sus primeras grabaciones.

  © Blogger templates 'Neuronic' by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP