lunes, 19 de agosto de 2019

Bonelli: Fumetti e Dinosauri (I)

Gianluigi (en pie) y Sergio (sentado) Bonelli

Si te preguntaran cuáles son la series de cómics más vendidas de la Historia, es muy posible que las primeras que te viniesen a la cabeza fueran los clásicos norteamericanos Batman y Superman. No irías muy desencaminado, aunque el primer puesto se lo disputan la norteamericana Classics ilustrated –colección de adaptaciones literarias similar a las Joyas Literarias Juveniles que editó Bruguera en los 70-, el alemán Micky Maus o el británico The Beano, con cerca de 1.000 millones de revistas vendidas cada una. Lo que seguramente te chocará saber es que, entre los 600 millones vendidos por el “hombre de acero” y los 460 del “hombre murciélago”, se sitúan los más de 500 millones de revistas despachadas del spaghetti-western Tex, editada por el milanés Sergio Bonelli, cuya colección ya ha pasado del número 700 (en 2014, cada uno vendía 190.000 ejemplares, aunque en los 70 llegó a tirar 800.000).

El crononauta Brick Bradford en "El trono de Titania" (edición gala)

Sergio Bonelli (1932-2011) heredó la editorial de su padre, el también guionista Giovanni Luigi Bonelli (1908-2001), que la fundó como Edizione Audace en 1941 tras adquirir la cabecera L’Audace (1934), que había pasado por Vecchi, Mondadori o Idea, y donde dio a conocer al público italiano historietas norteamericanas como Brick Bradford –creado en 1933 por William Ritt/Clarence Gray para el King Features- o el Tarzan de Harold Foster.

Tex se encuentra con un "Chiquitisaurio calzadensis" en... ¿Cantabria?

Tras la Guerra, rebautizada sucesivamente como Araldo, Cepim, Daim Press, Altamira o L’Isola Trovata, la editora cambia los formatos y pasa a publicar series desarrolladas a través de historias largas en blanco y negro (hoy las llamaríamos “novelas gráficas”), cuyo mayor éxito será el western Tex (1948), escrito por Gianluigi para el dibujante Aurelio Galleppini (1917-94). Con tantas aventuras como arriba hemos mencionado, tarde o temprano tenía que llegar a algún mundo perdido poblado por terópodos: En 1964 en "Le Terre dell' Abisso" o "Duello a Laredo", de mano de sus creadores, o en 1981 en "Artigli nelle Tenebre" y "La Scogliera dell' Orrore" por Sergio Bonnelli/ Guglielmo Letteri (1926-2006).

En "Il Cacciatore di Fossili" (1997), de nuestros Antonio Segura (1947-2012)/José Ortiz (1932-2013), Tex participa en la “Guerra de los Huesos” defendiendo a Edward Cope de un paleontólogo loco.

Desde 1957, las riendas de la casa pasan a Sergio Bonelli, que utilizó como creador el pseudónimo de “Guido Nolitta” y marcó un nuevo rumbo en la editorial, que desde 1988 lleva su nombre.

Extraño dinosaurio con placas óseas, cuernos a modo de gola y lengua viperina del episodio de Zagor "L'Abisso verde"

En 1961 crea con Gallieno Ferri (1929-2016) a Zagor, en la que mezcla el western con la ciencia-ficción, facilitando incursiones mesozoicas en “L’Abisso verde” (1966, dibuja Ferri), donde habita un dinosauroide ciego, que en “La Progenie del Mal” (2011), con Massimo Pesce (1958), se revela como fruto de los experimentos de los atlantes, que tienen muchos otros saurios hibernados, o en “Il mondo perduto” (2013), ilustrada por Michele Rubini (1977).

Zagor en "Il mondo perduto"

El inseparable compañero de Zagor, el mexicano L’inossidable Cico, tuvo revista propia (1979) en cuya novena entrega, “Cico cavernicolo” (1993), conoceremos los locos inventos de Troglocico y sus problemas con los dinosaurios.

jueves, 15 de agosto de 2019

El bus dinosauriano de Paul Hostetler

Paul Hostetler es un ilustrador y dibujante de cómics de Washington DC (Estados Unidos) que se graduó en Bellas Artes por la Savannah College of Art and Design en 2009. Ha colaborado para publicaciones como In These Times, Virginia Living, Experience Life!, Random House Publishing, Oxford University Press o Cambridge University Press. Hoy le traemos por aquí porque este año ha ganado el certamen convocado por el TomTom Festival celebrado en Charlottesville (Virginia, Estados Unidos) con su diseño de un autobús plagado de dinosaurios. Aquí podemos el resultado de su trabajo:




Spinosaurus

Parasaurolophus

Stegosaurus

Ankylosaurus

Pachycephalosaurus

miércoles, 14 de agosto de 2019

The Real Cause of Extinction

Una nueva hipótesis sobre la extinción de los dinosaurios a cargo de Fake Science, uno de nuestros blogs de cabecera. Parece ser que los dinosaurios desaparecieron por la tristeza que les ocasionaba no ser pterosaurios...

Más Fake Science aquí.

martes, 13 de agosto de 2019

Un Pelotazo de Cheetos extingue las galletas Dinosaurus

Recuperamos esta información de alcance publicada el pasado febrero por el noticiario El Mundo Today:

Un Pelotazo de Cheetos extingue las galletas Dinosaurus
EL IMPACTO HA PROVOCADO UN AUMENTO SUPERIOR AL 70% DEL NIVEL DE LA LECHE EN EL VASO
Un Pelotazo de queso de unos 15 kilómetros de ancho se ha estrellado esta mañana en la despensa causando la extinción masiva de las galletas Dinosaurus. El snack ha golpeado las galletas con una fuerza mil millones de veces superior a la de un Maxibón, destruyendo el desayuno y la merienda terrestres en pocas horas.

Los científicos creen que la presencia de migas permitirá subsistir unos días más con los restos de Dinosaurus, y con algunos ejemplares que han permanecido más o menos intactos al hallarse escondidos entre los cojines del sofá. El nivel de la leche en el vaso ha aumentado, eso sí, un 70% tras el duro impacto, y la onda expansiva ha provocado derramamientos que sin duda transformarán el paisaje de las cocinas.

Pese al desastre, los expertos esperan que, con el tiempo, el cráter con forma de cuenco que ha dejado la caída del Pelotazo pueda llenarse pronto por la lluvia de cereales, reabsorbiendo así la leche tras la sacudida y permitiendo el surgimiento de nuevas especies y la proliferación de tigres de Frosties o ranas de Smacks, que podrían colonizar territorios hasta ahora dominados por los Dinosaurus.

No es la primera vez que se produce la caída de un Pelotazo, pero hasta ahora el daño producido había sido Chiquilín.

Xavi Puig (El Mundo Today)

lunes, 12 de agosto de 2019

Los mundos prehistóricos de Joe Gill

Joe Gill (1919-2006) fue un prolífico guionista que debutó en Marvel durante la Edad de Oro del cómic norteamericano (los años 40), donde sustituyó a Joe Simon cuando abandonó el Capitán América, pero pasó la mayor parte de su carrera en Charlton Comics, si bien no solía firmar su trabajo, lo que dificulta bastante su seguimiento.

Gorgo en una escena de inspiración bondage

From beyond time: ¡¿sexo? y dinosaurios!

Junto a Steve Ditko publicó las historietas The cheapest steak in Nome (1958, Mysteries of unexplored worlds #7), que ya te presentamos aquíKonga (1960), Gorgo (1961) -en “From beyond Time” (1963, Gorgo #13) tiene lugar la primera representación gráfica del apareamiento de dos dinosaurios- [1], The Heritage (Strange Suspense Stories #52, 1961) y Captain Atom (Space Adventures #33, 1960).

The Heritage

En 1961 adaptó con Bill Molno el filme danés-americano Reptilicus (1961, Poul Bang), protagonizado por un gigantesco monstruo dinosauroide al estilo de los kaiju nipones (como Godzilla).

Escribió la historieta de caza mayor cretácica Day of the hunter (1963, Mysteries of unexplored worlds #36) para Charles Nicholas [2].

Creó con Bill Montes al grupo de comandos reclutados por la CIA durante la Guerra Fría para luchar contra dictadores, terroristas y espías comunistas Fightin’5 (1964), que se vienen arriba y luchan también con un dinosauriode marino –no sabemos en cuál de las tres categorías anteriores exactamente encaja- en “Monster from the Abyss” (1967).

También es el padre, junto a Frank Mc Laughlin, de Judo master (1965), que se enfrenta a toda suerte de bestias prehistóricas en “Isle of Dragons” (1967). Si te van las artes marciales, debemos advertirte que, por mucho  O-Soto-Gari que practiques, la lucha cuerpo a cuerpo con terópodos requiere también de un buen pincho, como el que ha dibujado Mc Laughlin por lo menos, y unos cuantos chutes de esteroides... o casi mejor, de alucinógenos.

En Ghostly Haunts, Gill escribió para los dibujos de Rich Larson “The Night Visitor” (1976), en la que nos presentan a un dinosaurio de autentica pesadilla, y que puedes leer aquí.


-----
[1] Bissette, S. (2016) “The Paleo Path: Paleo and the History of Dinosaur Comics”, en Paleo: the Complete Collection, Dover Publications, Mineola (NY).
[2] Pseudónimo colectivo que une a Chuck Cuidera, Charles Wojtkoski y Jack “King” Kirby.

  © Blogger templates 'Neuronic' by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP