lunes, 6 de abril de 2020

Los mundos prehistóricos de Yambo

Enrico de' Conti Novelli da Bertinoro “Yambo” (1876-1943) es uno de los pioneros de la ciencia-ficción italiana y, como veréis, un gran apasionado de la fauna extinta, a la que dedicó varias novelas. Aunque esto es motivo más que suficiente para traerle al blog, resulta que también publicó varios fumetti. Y aunque no contiene dinosaurios, también escribió, dirigió y protagonizó el primer filme italiano de ci-fi, Un matrimonio interplanetario (1910)... Pero empecemos por la literatura:

L'uovo di pterodattilo o L’allevatore di dinosaurio (1926) narra la visita del explorador Michele Orcagna al alcalde calzonazos Romeo Gualandi, al que regala un huevo de pterodáctilo conseguido en un mundo perdido en la selva africana. Romeo lo incuba y nace Piri-Piri, que una vez ha alcanzado su tamaño de adulto, se escapa y siembra el terror en la región, llegando a tomar cartas en el asunto el propio Mussolini. La trama se complica con la aparición de agentes extranjeros que quieren llevarse a la bestia a sus respectivos países.

Titi e Tutu, storia di due bambini dell’ottavo giorno (1933) también contiene fauna extinta, aunque en este caso se trata de un mamut, animal al que Yambo ya había dedicado la novela Il mammouth (1909), con Alberto Orsi.

Viaggi e avventure attraverso il tempo e lo spazio (1944) está protagonizada por el astrónomo Camille Flammarion (1842-1925), famoso por sus obras divulgativas para popularizar la ciencia, y repasa las novelas de Julio Verne desde una óptica científica, en base al estado de la ciencia previo a la Segunda Guerra Mundial, por supuesto.

El capítulo que nos interesa especialmente es el décimo, “Una esplorazion nell’ interno Della Terra”, donde tras comentar la odisea del Profesor Otto Lidenbrock nos llama la atención sobre el hecho de que, ciento veinte años antes que Verne, el “Molière” danés, Ludvig Holberg (1684-1754), había publicado en Leipzig la novela fantástica escrita en latín Nicolai Klimii iter subterraneum (Viaje subterráneo de Niels Klim, 1741). Tras romperse la cuerda con la que estaba recorriendo una gruta, Klim llega a Nazar, un pequeño planeta situado en el centro de la Tierra en el que no hay dinosaurios, ya que aún no se había descubierto ninguno, sino una civilización de hombres-árbol y también hombres primitivos que le acabarán venerando como su rey.

A continuación, Yambo pasa a disertar sobre el verdadero contenido del interior del planeta: los fósiles. Repasa los últimos grandes descubrimientos en el Gobi, los yacimientos de Deer Reer o el Rancho La Brea, o un trachodon fosilizado con la piel y recoge testimonios del paleontólogo Charles M. Sternberg, llegando a describir “Come si ‘prepara’ un animale antediluviano” para su traslado.

Une bonne partie de chasse a l'epoque tertiaire (c.1890-1905, Robida)

Como dibujante de cómics, su estilo está inspirado en Albert Robida (1848-1926), padre de una tira pionera del cómic con dinosaurios. Aunque, por supuesto, los gabachos sostienen que es la primera, como asegura el Museo de Dinosaurios de Espéraza (Languedoc-Roussillon, a menos dos horas en coche de Andorra), que apunta la evidente influencia en el autor del arriba citado Flammarion.

Nuestro autor ya dibujaba cómics en la prensa allá por 1919, como esta viñeta en la que el negrito florentino Incerato llega a Chicago donde encuentra a un hombre disfrazado de... ¿dinosaurio?

Gli uomini verdi

En 1935, Yambo publicó el pionero cómic de ciencia-ficción Gli uomini verdi (Topolino #139 y ss.), reelaboración en parte de su novela de 1901 Atlantide: i figli dell’abismo, y protagonizada por unos seres antropomorfos de aspecto dinosauroide. Siguieron otros fumetti de ci-fi como Robottino, omino d’acciaio (1935, I tre Porcellini) o I pionieri dello spazio (1936, Topolino), pero no hemos encontrado dinosaurios ni dinosauroides en ellos.

Desgraciadamente, Yambo se nos fue de un infarto durante un bombardeo en Florencia, durante la Segunda Guerra Mundial.

viernes, 3 de abril de 2020

Koufequin - Rap de los Dinosaurios

Koufequin es una banda de música pop-rock argentina compuesta por Leandro (voz), Mauro (guitarra y voz), Tico (guitarra y voz) y Fede Castro (VJ en directo). A través de su espíritu lúdico y rebelde y usando un lenguaje con el que los más pequeños se identifican, hacen canciones para todas las edades con un sonido cuidado que bebe del rock clásico y la música popular, abriéndose un importante espacio en la escena actual de su país.

Con tres discos publicados, "Koufequin" (2013), "Bicicleta Musical (2013) y "3D" (2017), ahora nos sorprenden con el "Rap de los Dinosaurios", una canción en la que proponen ir adivinando los nombres de diferentes reptiles mesozoicos a partir de algunos datos. Aquí dejamos el videoclip:

jueves, 2 de abril de 2020

La bioluminiscencia prehistórica de Joschua Knüppe

Ya os hablamos por aquí de Joschua Knüppe, paleoilustrador alemán que colabora con Pteros y Studio 252mya, co-fundador del Grupo de Paleoarte de la European Association of Vertebrate Palaeontologists y autor del libro "#Paleostream: Sketches of Prehistoric Life" (del que ya hay en marcha una segunda parte). 

¿Qué es eso del paleostream, por cierto? Pues quedadas online que Knüppe organiza con otros ilustradores y aficionados al paleoarte en general en las que durante unas pocas horillas, dibujan juntos a diversas criaturas del pasado remoto de nuestro planeta. 

Fruto de uno de los últimos eventos de paleostream que ha organizado (que ya nos estamos yendo por las ramas) surgen las preciosas ilustraciones que os traemos hoy, centradas en el fenómeno de bioluminiscencia en organismos hoy extintos (totalmente especulativo pero muy plausible). Os dejamos sin más dilación con las reconstrucciones luminosas de los géneros Didymoceras, Arcinosoma, Stenodictya, Thaumactena, Amplecobelua, Gordodon, Bonnerichthys, Cumnoria y Haborotheuthis.









miércoles, 1 de abril de 2020

Cuando Chicago fue invadida por dinosaurios un uno de abril

El April Fools' Day es un día dedicado a las bromas que se celebra el 1 de abril en multitud de países, siendo el equivalente al día de los Santos Inocentes, que tiene lugar el 28 de diciembre en España y Latinoamérica, aunque los propósitos de estos dos días sean muy diferentes. La tradición surgió en el siglo XVI y desde entonces es frecuente hacer bromas o farsas a los conocidos para divertirse. También es común contar mentiras durante ese día desde los medios de comunicación, y un ejemplo es la noticia que apareció publicada en el Chicago Tribune el uno de abril de 1906.

Ese día, un titular a doble página decía "Chicago invadida por hordas de monstruos prehistóricos provocando muerte y destrucción" con distintas ilustraciones acompañando al texto que detallaban como la ciudad había quedado en ruinas tras el ataque de dinosaurios y reptiles voladores. Algunas imágenes mostraban a alguno de estos animales encaramado a un edificio, anticipándose al clásico cinematográfico de 1933 King Kong. En el cuerpo de la noticia se especificaba que los animales prehistóricos procedían de Atlantis, lugar localizado en algún punto del Ártico. Se desconoce si algún incauto se creyó la noticia...





martes, 31 de marzo de 2020

Superhéroes y dinosaurios (XIX): Los líos mesozoicos de Batman

Dark Knight: Death Metal

Batman es un justiciero enmascarado, sin superpoderes pero realmente duro de roer gracias al entrenamiento al que se sometió desde la más tierna infancia para vengar la muerte de sus padres. Aunque confieso que no es santo de mi devoción y prefiero al hombre-murciélago europeo de toda la vida (Drácula, por supuesto), DC acaba de dar una vuelta de tuerca al personaje con Dark Knight: Death Metal #1, que se pondrá a la venta –en principio- el 13 de mayo, obra de Scott Snyder, Greg Capullo, Jonathan Glapion y FCO, y donde aparece... ¡un Batman-dinosaurio! Como lo estás oyendo. Así que hemos vencido nuestras reticencias iniciales para hacer este post en el que te vamos a contar el papel de los dinosaurios en los tebeos del hombre-murciélago yanqui.

Fue creado para Detective Comics #27 (1939) por Bill Finger (1914-74) / Bob Kane (1915-98) y su inmediato éxito le garantizó una cabecera propia desde 1940, de donde pasó a prensa, radio, teatro, televisión, cine y animación. Ha vendido más de cien millones de revistas en USA, cerca de quinientos millones en el mundo.

En "Dinosaur Island", Robin no parece muy interesado en el mundo de los ceratópsidos

Al igual que Superman en su zoológico interplanetario del Ártico, guarda un tiranosaurio en su bat-cueva, pero no tuvo que realizar ningún encargo a un taxidermista, ya que se trata de un recuerdo de su visita a “Dinosaur Island” (1946, Batman #35, Bill Finger / Paul Cooper), una suerte de Isla Nublar pero con dinosaurios animatrónicos. Muchos artistas han aprovechado su paso por la serie para dibujar al famoso terópodo, como Mark Buckingham, que le hace venirse abajo por un temblor de tierra en “Cataclysm” (1998, Batman: Shadow of the Bat #73, con Alan Grant), o James Tynion IV, en cuyo crossover Batman/Teenage Mutant Ninja Turtles (2015, con Freddie Williams II) donde las Tortugas Ninja no pueden resistirse a jugar con el bicho. Lo peor son aquellos que se han animado a ilustrarlo incluso descontextualizándolo en la portada, de tal manera que hay montones de entregas de Batman que no contienen más que dicho espécimen pese a lo que parece prometer la cubierta, dicho sea a modo de advertencia. Entre otras, podríamos mencionar las portadas de Kelley Jones para Batman #497 (1993, reeditada en 2012 en Batman Knightfall #1) o Batman Unseen #5 (2009), la de Jim Lee para : All star Batman & Robin the boy Wonder #4 (2006) o la de Dan Panosian para Batman Beyond #4 (2015). Graham Nolan volvió a los orígenes del saurio en “Secrets of the Bat-cave: Dinosaur Island” (1997, Batman Chronicles #8), con portada de Walt Simonson, en la que el parque temático de animatrónicos vuelve a desmadrarse y tiene que ir a poner orden de nuevo.

Finger escribió también “Death in dinosaur hall” (1958, Detective Comics #255), que continúa en esta línea, y está ambientada en el Museo Mecánico de Historia Natural, donde se exhiben todo tipo de animales –incluidos dinosaurios- animatrónicos, donde se ha cometido un asesinato que Batman y Robin acuden a resolver, y “The Secret of the Impossible Perils” (1963, Batman #158) con dibujos de Sheldon Moldoff, en la que el héroe viaja hasta un antiguo templo sudamericano supuestamente protegido por un dinosaurio que (ojo que viene un spoiler) no veremos en la historia ya que todo se debe a un manantial que hace crecer desmesurada e inmediatamente al que bebe de él: un lagarto cuando se creó la leyenda o un armadillo cuando llega el hombre-murciélago.

Elliot St Magin y José Luis García López publicaron “Isle of a thousand thrills!” (1976) en Batman Family #3, con portada de Ernie Chan, en la que un plesiosaurio interrumpe las vacaciones en la playa de Robin y Batgirl.

Alan Grant y Brian Arthrop ambientaron “King Batman” (1996, Batman: Shadow of the Bat Annual #4) en un universo alternativo, donde Batman lucha contra reptilianos que cabalgan sobre dinosaurios.

En la cabecera Batman: the brave and the bold, según la serie de Cartoon Network, Matt Wayne y Andy Suriano publicaron “Menace of the Time Thief!” (2009), donde Dr. Cyber altera el decurso temporal haciendo aparecer soldados romanos o dinosaurios en la actualidad. La portada es de Scott Jeralds.

Neal Adams dará rienda suelta a su imaginación sin ponerse límite alguno, en una historia muy alocada donde los dinosaurios son parte del cóctel en Batman Odyssey vol.2 (2011).

“Rumble at the end of the World” (2016, Robin: son of Batman #12, con Ray Fawkes), de nuestro Ramón F. Bachs, comienza en Dinosaur Island.

Y en el mismo escenario se ambienta Batman Universe Part 3 (2018) de Brian Michael Bendis. Pero, ojo, ya no se trata del antiguo parque de atracciones donde Batman logró su querido souvenir, sino de un auténtico mundo perdido, aparecido en 1960 en la historieta escrita por Bob Kanigher para Ross Andru y su entintador Mike Exposito “Island of Armored Giants!” (Star-Spangled War Stories #90).

Y en “Dawn of Time” (2018, Justicie League of America #27-29), de Hugo Petrus,  el supergrupo al que Batman está afiliado desde su fundación en “Starro the Conqueror!” (The Brave and the Bold # 28, 1960), de Gardner Fox y Mike Sekowsky, es trasladado a la prehistoria por Chronos... y ya sabemos todos lo que eso significa en los anacrónicos mundos de la cultura popular: dinosaurios a tutiplén.

Pero, hasta ahora, nadie se había atrevido a convertir a Batman en un dinosaurio. ¡¡¡Estén atentos a sus kioscos!!!


  © Blogger templates 'Neuronic' by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP