viernes, 22 de septiembre de 2017

Polo with Dinosaurs

Aunque el polo es un deporte antiguo que se remonta a hace más dos mil años, no parece que se llegase a practicar en el Mesozoico. Sin embargo, la ilustradora austriaca Anna-Maria Jung ha querido imaginar como sería la práctica de este deporte a lomos de dinosaurios y otros animales del pasado en este diseño de camiseta para Threadless. Aunque se perdería en jugabilidad, a buen seguro que ganaría en espectáculo. Puedes conseguir la camiseta por algo menos de veinte dolares aquí.

jueves, 21 de septiembre de 2017

Hell Creek Anthology (J.T. Welsch & Dominic Evans)

Publicado por Sidekick Books en 2015, "Hell Creek Anthology" es un libro de poemas del escritor estadounidense J.T. Welsch con ilustraciones del británico Dominic Evans. Se divide en veintiséis capítulos basados en la obra "Spoon River Anthology" de Edgar Lee Masters, que narraba en verso lo que ponían los diferentes epitafios de los residentes de la pequeña localidad ficticia de Spoon River. De esta forma, Welsch recopila los epitafios de la comunidad que vivía en Hell Creek (Montana, Estados Unidos), incluyendo al Tyrannosaurus rex, el juez Ankylosaurus o el convicto Dromaeosaurus albertensis. A continuación dejamos una muestra de lo que se puede encontrar en sus páginas, todo ello acompañado de las ilustraciones de Evans:

Paronychodon explanatus

Your attention, Tyrannosaurus rex, president of the hoard;
Ugrosaurus, editor of the Argus;
Lambeosaurus, pastor of the leading church;
Albertosaurus, several times Mayor of Hell Creek;
And finally, all of you, members of the Social Purity Club—
Your attention to Baryonyx’s dying roar,
Standing with the heroic remnant
Of Eotyrannus’s guard on Mont Barremian
At the battle field of Wessex,
When Rhabdodon, the Ornithopod, called to them:
“Surrender, brave Theropods!”—
There at close of day, with the battle hopelessly lost,
And pack of bulls no longer the army
Of the great Eotyrannus
Streamed from the field like ragged strips
Of thunder clouds in the storm.
Well, what Baryonyx roared to Rhabdodon
Ere the Ornithopod fury made smooth the brow of the hill
Against the sinking light of day
Roar I to you, and all of you,
And to you, O planet.
And I charge you to scratch it
Upon my stone.


Triceratops maximus

Together in this grave lie Triceratops maximus, attorney at law,
And Nyx, his turtle, constant companion, solace and friend.
Down the gray path, friends, offspring, bulls and cows,
Passing one by one out of life, left me till I was alone
With Nyx for partner, bed-fellow, comrade in root gnawing.
In the morning of life, I knew aspiration and saw glory.
Then she, who survives me, gored my soul
With a horn which bled me to death,
Till I, once strong of will, lay broken, indifferent,
Living with Nyx in the back of a dingy cave.
Under my jaw-bone is snuggled the bony nose of Nyx—
Our story is lost in silence. Go by, mad planet!


Triceratops horridus

I know he told you I gored his soul
With a horn which bled him to death.
And all the bulls loved him,
And most of the cows pitied him.
But suppose you are really a lady, and have delicate tastes,
And loathe the smell of rot-barberry and moss.
And the rhythm of Roarsworth’s “Ode” runs in your earholes,
While he goes about from morning till night
Repeating bits of that common thing:
“Like a swift-fleeting meteor, a fast-flying cloud…”
And then, suppose:
You are a cow well-endowed,
And the only bull with whom the law and morality
Permit you to have the marital relation
Is the very bull that fills you with disgust
Every time you think of it—while you think of it
Every time you see him?
That’s why I drove him away from home
To live with his turtle in a dingy cave.



Thescelosaurus neglectus


Where is my male juvenile—
In what far part of the planet?
The juvenile I loved best of all in school?—
I, the teacher, the old maid, the virgin head,
Who made them all my offspring.
Did I know my young bull aright,
Thinking of him as spirit aflame,
Warm-blooded, ever aspiring?
Oh, young bull, for whom I prayed and prayed
In many a watchful moment at night,
Do you remember my stomp signals
On the beautiful love of Dionysus?
And whether you ever took it or not,
My bull, wherever you are,
Work for your soul’s sake,
That all the clay of you, all of the dross of you,
May yield to the lava of you,
Till that lava is nothing but light! …
Nothing but light!


Torosaurus latus

I was the horn-dresser
Talked about, lied about,
Mother of Leptoceratops,
Whose strange disappearance
Was charged to her rearing.
My eye quick to beauty
Saw much beside reeds
And frills and feathers
And bones and hides,
To set off sweet faces,
Deep colorings with a splash of gold.
One thing I will tell you
And one I will ask:
The stealers of husbands
Wear chalk and trinkets,
And fashionable frills.
Wives, wear them yourselves.
Frills may make divorces—
They also prevent them.
Well now, let me ask you:
If all of the hatchlings born here in Hell Creek
Had been reared by the Formation, somewhere on a kept field;
And the fathers and mothers had been given their freedom
To live and enjoy, change mates if they wished,
Do you think that Hell Creek
Had been any the worse?

miércoles, 20 de septiembre de 2017

Los sorprendentes dinosaurios de Alberto Camara

Alberto Camara es un ilustrador que actualmente trabaja en Finlandia como director artístico de la compañía Rovio Entertainment, creadora de juegos como "Angry Birds" o "Battle Bay". Especializado en arte digital, Camara también es un apasionado de los dinosaurios y así lo demuestra con las increíbles ilustraciones que va compartiendo en sus redes sociales. Ya sea como guerreros o pandilleros, o de forma algo más realista, sus bichos mesozoicos no dejan indiferente. A continuación dejamos una muestra:

WW2 Japanese Pilot

Sketch

Sketch

Sketch

Carnotaurus

Stegosaurus Barbarian

Einiosaurus

Hidden for 99 million years

Diabloceratops Warrior

Prey

Shunosaurus

Apatosaurus

Dilophosaurus

Ceratosaurus brute

Styro

Old Chief

Snack time

Little Devil

Pachycephalosaurus

White T-Rex

Stegosaurus

Quetzalcoatlus

Ceratosaurus

Styracosaurus









lunes, 18 de septiembre de 2017

Llámame... Ictiosauria

Esther van Hulsen, 2012

Cuando los científicos trataron de describir el fósil que Mary Anning había encontrado en 1811 en Lyme Regis, no tenían muy claro con qué se habían topado y optaron por llamarme “pez reptil” para curarse en salud. No me parece muy femenino (soy chica, como mi descubridora) pero, a falta de nada mejor, aceptamos "pulpo" como animal de compañía.

Duria Antiquor

El paleontólogo –y tal vez el primer paleoartista- Henry de la Beche, que siendo todavía un adolescente había acompañado a Mary en sus prospecciones, comprendió que aplicando la capacidad de sugestión de la caricatura podía hacer entender mucho mejor la ciencia, como muestra en Duria antiquor (1930), donde ilustra a todas las criaturas a las que Anning había traído de regreso desde el pasado.

Animaux perdus

No me negarás que esta ilustración para Animaux perdus (1833) de F. E. Guerin tiene un sospechoso parecido con la de De la Beche. Hay más plagios de la época, pero, por razones de espacio, nos conformaremos con éste.

John Martin, un famoso paisajista especializado en escenas apocalípticas, me dibujó siendo atacada por un plesiosaurio para la portada de Great Sea-Dragons (1940, Thomas Hawkins). Aunque original, me parece un trabajo técnicamente discutible y claramente obra de un enfermo (obsérvese lo sádico del detalle de los pterosaurios sacándome los ojos).

Aquí tienes una de las esculturas que en 1852 dedicó a mi figura Hawkins en el primer parque temático de dinosaurios, que se montó en Crystal Palace (Londres).

Goodrich (1859)

Boitard (1861)

Joseph Victor von Scheffel (1826-86) escribió un puñado de poemas a los que Vinzenz Lachner (1811-93) puso música en la colección de lieder Scherz im Ernst und Ernst im Scherz [1], Op.33 (1862), para bajo o barítono y piano. El poema número 6 se titula "Der Letzte Ichthyosaurus" [2].

Riou me coloca surtidores que acentúan mi aspecto de delfina

En la archiconocida novela de Verne Viaje al centro de la Tierra (1864), Axel me confunde con una marsopa (un marsuino, según la primera traducción vertida al castellano, como vimos aquí). El genial pionero de la ciencia-ficción me hace vencer en combate singular a un plesiosaurio, aunque la realidad en mi época fue otra bien distinta y fueron ellos los que acabaron desplazándonos en el Cretácico. Compárese el grabado de Édouard Riou para la novela con éste otro de James William Buel (1887, Tierra y Mar).

Por si lo intentas, te avisaré que dibujarme puede resultar adictivo. Riou volvió a contratarme para que posara para él en 1887, y también pasé unas cuantas tardes en el estudio de Joseph Smit, que me retrató en 1892, 1905 ó 1910, o en el de Harder, que lo hizo en 1906, 1912 y 1916.

Joseph Smit, 1892

Heinrich Harder, 1906

Alice B.Woodward, 1912

Charles R. Knight, 1914

Pero el mundo de las modelos es agotador. Acabé tan rendida que me retiré a disfrutar de los réditos de mi trabajo hasta que, rendida ante el talento de Zdenek Burian, accedí a posar para él en 1962.

Burian, 1962

Tomás de Marco, 1997

En los 90 he realizado algunos cameos en el cómic, como esta ilustración de Tomás de Marco, o esta tira de Gray Morrow ilustrando las aventuras del hombre-mono de E.R. Burroughs en Pellucidar.

En los últimos tiempos, estoy trabajando bastante con John Sibbick. A continuación tienes algunos frutos de esta relación que, espero, continúe mucho tiempo.




-----
[1] Algo así como "Bromas en serio y seriedad en broma".
[2] "El último ictiosaurio".

  © Blogger templates 'Neuronic' by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP