jueves, 20 de septiembre de 2018

Necronomicommunist - Tyrannosaurus Sex

Bajo el original nombre de Necronomicommunist se esconden Wolfman (Guitarra), Don Juan Caballero (batería), Ilsa Shewolf of the SS (voz), The LadyKiller (bajo) y Thumper (corneta), cinco músicos originarios de Tallahassee (Florida, Estados Unidos). En 2012 publicaron su primera (y hasta el momento única) referencia, un EP homónimo que contenía seis temas que enmarcan en el Sex Rock y el Glam Punk.

De entre ellos, destaca uno titulado "Tyrannosaurus Sex", que desgrana las bondades sexuales del rey de los dinosaurios carnívoros. Aquí os dejamos la canción tal y como apareció en el disco y a continuación una versión en directo del mismo tema:





La letra es la siguiente:

10 tons of sex appeal
65 million years I feel
Just coming into my prime
It's sexy lizard time
I drink from the swamp, and I live in the ferns
Asteroids make my lips burn
I'm a throwback baby, a lizard queen
You know you wanna be me

TYRANNOSAURUS SEX!
Built in leather boots
Claws as sharp as ice
TYRANNOSAURUS SEX!
Butt naked and frisky
Skin like a crocodile
TYRANNOSAURUS SEX!
Look at these teeth
You know I'm action below the belt
Come on, I'm Jurassic like a mother fucker
Come on, Come on

With tiny arms like these
I'm no fucking high five machine
But baby, check out these thighs
Come on you wanna run wild
I lay eggs, I eat them for dinner
I'm the original cretaceous sinner
Hot from Montana, good god damma
Suck the marrow from your bones

TYRANNOSAURUS SEX!
Built in leather boots
Claws as sharp as ice
TYRANNOSAURUS SEX!
Butt naked and frisky
Skin like a crocodile
TYRANNOSAURUS SEX!
Look at these teeth
You know I'm action below the belt
Come on, I'm Jurassic like a mother fucker
Come on, I'm not gonna eat ya mother fucker
Come on I smell like a tar pit
Come on and come on and come on

miércoles, 19 de septiembre de 2018

My name is Apatosaurus

En muchos comercios norteamericanos, es frecuente encontrar dependientes con una tarjeta identificativa que pone "My name is..." y en la que se especifica su nombre de pila. Por lo visto, se supone que conocer el nombre de su vendedor, genera cercanía y confianza en el cliente. En este diseño de Snorg Tees, parece que un dependiente apatosaurio se avergüenza de su denominación brontosauriana (si quieres saber por qué, escucha el capítulo cuatro de nuestro podcast aquí). Puedes conseguir la camiseta por algo más de veinte dólares aquí.

martes, 18 de septiembre de 2018

Los ornitópodos lineales de Jo s'illustre

Jo s'illustre es un ilustrador y diseñador gráfico de Le Havre (Francia) caracterizado por un estilo marcadamente geométrico y limpio y que suele representar figuras animales tanto del presente como del pasado. Entre estas últimas destaca una serie de ilustraciones de dinosaurios ornitópodos con líneas muy marcadas y una gama de colores curiosa, que ha hecho que le traigamos por aquí. Ahí lo dejamos:



lunes, 17 de septiembre de 2018

Los mundos prehistóricos de Robert A. Bennet

Robert Ames Bennet (1870-1954), que utilizó el seudónimo de Lee Robinet, acabó especializándose en westerns a partir de los años 30, pero primero nos dejó algunos relatos de ciencia-ficción dignos de nuestro interés, como su primera novela, Thyra: un romance del abismo polar (1901), o El cuenco de Baal (1916-17).

Portada de Thyra: a romance of the polar pit

Thyra cuenta la odisea de un grupo de exploradores del Polo Norte, que descubren un mundo perdido con un clima subtropical, poblado por fauna prehistórica de todo tipo (tigres de dientes de sable, pterodáctilos…), además de hombres-mono y una civilización de descendientes de vikingos islandeses que ofrecen sacrificios humanos al Orm, un ídolo gigantesco con forma de dinosaurio.

Las ilustraciones son de E.L. Blumenschein (1874-1960), educado artísticamente en la Académie Julian de París, que también colaboró en un par de cuentos de Jack London y es conocido por sus pinturas de nativos americanos.

Aunque no tiene la misma calidad y ha llegado a ser calificada como “trabajo rutinario pulp, sin mayor interés” [1], también The bowl of Baal se ubica en un mundo perdido poblado por hombres primitivos y dinosaurios que habitan recintos sagrados, en este caso en Mesopotamia. Antes de acceder al formato libro (1975, Donald M.Grant Publisher, Inc.), con dibujos de David Ireland -que también ilustró obras de Robert E.Howard-, se publicó por entregas entre noviembre de 1916 y febrero de 1917 en All around magazine.


-----
[1] Bleiler, Everett F.: Science-fiction, the early years, The Kent State University Press, 1990.

jueves, 13 de septiembre de 2018

1854

Jed Taylor es un dibujante de Nottingham (Gran Bretaña) especializado en la ilustración de animales tanto actuales como extintos. Hace poco planteó un reto en Twitter con el hashtag #JurassicPark1854 en el que recreaba una de las escenas más famosas de la saga jurásica pero ambientada en 1854, año en que se inauguraron las esculturas de animales del pasado de Crystal Palace Park en Londres. En dicha escena, el coche cambiaba por un carruaje y el tiranosaurio por el célebre megalosaurio diseñado por el escultor Benjamin Waterhouse Hawkins siguiendo las indicaciones de Richard Owen. El resultado es delicioso y Taylor ha puesto a la venta algunos productos con este diseño en RedBubble, como esta camiseta que puedes encontrar por algo menos de treinta euros aquí.

miércoles, 12 de septiembre de 2018

Bob, el loco dinosaurio mecanizado de Izzy Swan

Izzy Swan es lo que coloquialmente se conoce como un "manitas". Es especialista en el trabajo de la madera y desde hace años va subiendo vídeos en los que muestra su pasión por la carpintería y lo que es capaz de hacer con su gran variedad de herramientas. Además, de vez en cuando, elabora algunos artefactos mecánicos, como es el caso de "Bob".

"Bob" es un tiranosaurio mecánico construido a partir de varias piezas ensambladas a una caja de cambios que funciona gracias a un taladro inalámbrico Bosch. Cuando el taladro se pone en marcha, el dinosaurio mueve las patas y la boca. Y como dice Swan, no batirá ningún record de velocidad, pero causará el asombro de aquel que se cruce con él. Aquí dejamos algunas imágenes del proceso de creación:

martes, 11 de septiembre de 2018

Urhunden, el extraño dinosaurio sueco

Oskar Andersson (1877-1906), que firmaba como "O.A." [1], debutó en 1897 en la revista Sondag-Niss, y es responsable del primer éxito del cómic sueco: la muda El hombre que hacía todo lo que le pasaba por la cabeza (1902). Su suicidio a los 29 años truncó una carrera brillante que ha proyectado su influencia sobre el cómic sueco hasta hoy [2].

Pero Andersson también es el padre de Urhunden (1900) –literalmente, "perro primitivo"-, una suerte de extraño dinosaurio que hace las veces de mascota de un hombre prehistórico, aunque también ha sido definido como cruce entre perro y dinosaurio [3]. Urhunden tiene un carácter travieso y glotón, y no para de poner en apuros a su amo, cuyos castigos tienen poco efecto en su conducta, pues siempre vuelve a reincidir.


La popularidad de Urhunden ha aumentado con el tiempo: en 1973 dio nombre a un fanzine y en 1987 a un premio con el que se reconoce al mejor álbum de cómic sueco y a la mejor traducción al sueco de un álbum extranjero, categorías a las que se suma desde 1994 el cómic infantil y juvenil.

El fanzine perfecto para aprender sueco

La placa que se entrega al ganador del Urhunden es una reproducción de la viñeta con que presentamos arriba al personaje.

-----
[1] Dicen que, al ser preguntado por la razón, contestó: "No necesito firmar mis dibujos, los reconoceré de inmediato". Lo cierto es que el problema de Andersson iba más allá de la timidez, entrando de lleno en el terreno de los trastornos depresivos.
[2] Se celebraron exposiciones conmemorativas de su obra en 1916, 1920, 1931 ó 1944. Ese último año, el autor Hasse Z dijo de Andersson: “…uno de los artistas más famosos que tenemos. Sus dibujos no pertenecen a ningún momento. Se han convertido en clásicos”. En 1977, el Servicio de Correos Sueco emitió una serie de sellos en su honor. Hoy puede rastrearse su huella sin mucha dificultad en la obra de autores como Oscar Hjelmgren.

lunes, 10 de septiembre de 2018

Unas cuantas ilustraciones dinosaurianas... (XXVII)

"Jurassic Space" (Brenda Ortega)

Bizarrismo puro en esta nueva entrega de ilustraciones dinosaurianas: samurais cabalgando sobre terópodos, amigables plesiosaurios, vómitos espaciales, personajes de Jurassic Park reptilianos, etc. Además con estilos variaditos y procedencias muy diferentes de los artistas. Disfrútenlo:

"Jeff Goldblum in Jurassic Park" (Lisa Hanawalt)

"Samurai & Dinosaurs" (Lucas Andreu)

"New Friend" (Allison Steinfeld)

"Albino Dinosaur" (Alejandro Rojas Millán)

"Albino Dinosaur" (Dulce Flores)

viernes, 7 de septiembre de 2018

Right Stuff (Dr. WatchStop)

-¡Nada puede salir mal! ¡Es un juego de niños! Haré historia y las nenas se desmayarán
- No se. ¿No podríamos ir a los pozos de alquitrán y hablar de esto?

- Relájate. Lo he calculado todo. He tenido en cuenta las corrientes de aire predominantes, el ángulo de ataque, el área de la superficie, la relación fuerza-peso y la sustentación. ¡No hay forma de que pueda fallar!
- No, de verdad, eso está muy lejos. ¿No podrías intentarlo primero en el valle?

- Si los dinosaurios estuviésemos destinados a volar. ¡Hubiéramos nacido con alas!

- Ríete ahora... ¡Pero algún día seré famoso!

- ¡Dios mío, este fósil es increíble! ¡Desafía todas nuestras ideas preconcebidas sobre la evolución de las aves!


En el número 7 de la revista "Fusion" (Eclipse Comics, 1987), se incluía esta historieta de tres páginas creada por el ilustrador norteamericano Ken Macklin, en la que un dinosaurio inventa el primer conjunto de alas artificiales. La última escena del cómic parece premonitoria, ya que en 1987 aún quedaba mucho por descubrir en lo referente a la historia evolutiva de las aves...

Por cierto, en la portada del mismo número podemos encontrar una escena dibujada por Lela Dowling correspondiente a la serie "Tsunami Crew", con Beolvoch, un personaje dinosauriforme cubierto de plumas persiguiendo a una especie de mustélido llamado Tan:


jueves, 6 de septiembre de 2018

La extinción de los dinosaurios en slow motion por The Slow Mo Guys

The Slow Mo Guys son Gav y Dan, un dúo de realizadores que trabajan utilizando la técnica del slow motion. Sus vídeos están realizados en alta definición con cámaras de alta velocidad y algunos de ellos son realmente espectaculares. Hace algún tiempo participaron en la plataforma Field Day, canal de YouTube en el que diferentes creadores de vídeos y contenidos aportan sus vídeos, con esta recreación de la extinción de los dinosaurios. En sus palabras, "Lo que estás a punto de ver es una descripción 100% precisa de lo que sucedió en el momento en que los dinosaurios se extinguieron". Ahí lo dejamos:

miércoles, 5 de septiembre de 2018

Una pata de dinosaurio como paragüero en tu habitación

¿A quien no le gustaría tener una pata de dinosaurio en un rinconcito de su habitación a modo de papelera o como original paragüero? Regal Robot te lo pone fácil con este pie a tamaño real de terópodo, acabado a mano por el artista Richard Riley y con un recipiente en la parte superior para depositar lo que desees. El único "problemilla" es su precio: 649 dólares para vacilar delante de tus amistades. Puedes encontrarlo aquí.


martes, 4 de septiembre de 2018

Traduciendo sin piedad V: Más tonto que un iguanodón

Teníamos ya ganas de retomar esta sección, después de dos años y medio y, puesto que en las entregas anteriores nos centramos en la literatura, nos ha parecido que ya le tocaba al cómic. Y qué mejor terreno que el de las adaptaciones de clásicos.

Bueno, ciertamente no se le puede exigir exactitud a una adaptación literaria al cómic, en tanto se trata de una traducción intersemiótica [1], condicionada por las limitaciones que impone al traductor la interacción entre texto e imagen, a la que termina finalmente subordinada [2] en tanto no ofrece mayor dificultad sustituir el contenido de un bocadillo, más allá de adaptar su extensión según el caso, pero ningún editor estará dispuesto a modificar el dibujo. Como resume Carmen Valero, "La interrelación texto/imagen que se da en este tipo de publicación exige una lectura y una traducción diferente, puesto que nos encontramos con dos niveles inseparables, el significado de cada uno de los cuales depende del otro" ("La traducción del cómic: retos, estrategias y resultados", en Trans: Revista de traductología, 4, pp.75-88, 2000) [3].

Pero, si bien es necesario tener todo esto en cuenta, a veces la creatividad del traductor va más allá del cumplimiento de sus obligaciones.

El objeto de nuestra crítica hoy va a ser la colección que dio a conocer a mi generación muchos clásicos a través de las viñetas: "Joyas Literarias Juveniles" de Editorial Bruguera, monstruo que resucitará este mismo mes, cual moderno Frankenstein, según han anunciado desde el laboratorio de Penguin Random House.

Dos de los títulos coinciden con los intereses de nuestro blog: Viaje al centro de la tierra de Julio Verne (Joyas literarias juveniles #21, 1971), con guión de Víctor Mora y dibujos de Luis Casamitjana (la soberbia portada es de Antonio Bernal), y El mundo perdido de A.C.Doyle (Joyas literarias juveniles #257, 1982), que adaptó para las ilustraciones de José García Pizarro el guionista Juan Manuel González Cremona, continuador de Mora en El corsario de hierro y sucesor de José A.Vidal como guionista principal de las Joyas literarias juveniles desde 1977.

Mora (sobre estas líneas) trata de ser lo más fiel al original y deben achacarse a razones de espacio situaciones como el encuentro de la balsa con el ictiosaurio, al que en el texto original los exploradores no son capaces de identificar en un principio y confunden con una marsopa. Sin embargo, pronto conseguirán clasificarlo gracias a sus conocimientos científicos [4]. Dado que Mora sólo dispone de 30 páginas para desarrollar toda la novela, es comprensible que suprima todo este proceso.

Sin embargo, el respeto a la literalidad de la novela acaba produciendo una incongruencia entre el texto y la imagen, como puede verse en la viñeta inferior, ilustrada con toda suerte de dinosaurios mientras la cartela sólo describe mamíferos... obviamente desconocidos por los encargados de adaptar a Verne.

Aunque también es correcta en términos generales, hemos detectado mayores licencias en la adaptación de González Cremona. Por una parte, hecha varias veces mano de un recurso tan propio del cómic como la onomatopeya, ausente en el original. En principio, podría ser una buena decisión, al contribuir a acercar el relato al nuevo medio. Sin embargo, al no existir registros grabados del mesozoico, supone una técnica no exenta de riesgo: Resulta difícil aceptar que el gorjeo de los pterodáctilos se parezca tanto al croar de los batracios, mientras causa cierta confusión que un terópodo indeterminado al que el guionista se refiere simplemente como “dinosaurio” –siendo coherente con el texto de Doyle- emita diversos gruñidos (“Auugggrr”, “Grrrr!” o “¡Aggrr!”) sin terminar de decantarse por ninguno.

Menos razonable nos parece que, al encontrar al grupo de iguanodontes en la espesura, el eminente profesor Challenger los define de modo poco ortodoxo para un científico como “muy tontos”.

Al revisar cronológicamente desde el prisma de la cultura popular la visión que el hombre ha tenido de los dinosaurios a lo largo de la historia, vimos que hasta finales de los 60, salvo excepciones, les hemos tratado como amenazas ocultas en mundos perdidos o, en el mejor de los casos, como trofeos. La capacidad destructiva de que estaban dotados originó al contacto –virtual- con el hombre la necesidad de distinguir a los carnívoros de los vegetarianos.

No se nos ocurre otra justificación del bocadillo de González Cremona que remarcar la ausencia de peligro para mayor tranquilidad de nuestros exploradores: no es ya que los iguanodontes sean inofensivos, es que de puro buenos son “muy tontos”. Por otra parte, debe reconocerse la perfecta sintonía del dibujo de García Pizarro, que ilustra a los ornitópodos con las patas delanteras caídas en un ángulo cómico y con cara de bobalicones.

En cualquier caso, nos parece un calificativo gratuito e infantil, que presupone menor capacidad intelectual del potencial lector de lo que sería deseable en la adaptación de un clásico.

-----
[1] Conforme a las teorías de R.Jakobson, que influyeron decisivamente en los primeros trabajos consagrados a la traducción de cómics en los 70. Rodríguez, Paco: Traducción, traductología e historieta, en Tebeosfera, 3ª época, 7, Sevilla, 2018.
[2] Véase Spillner (1980) o Roberto Mayoral y Dorothy Kelly (1984) en Op.cit.
[3] En Op.cit.
[4] "Oui! le premier de ces monstres a le museau d’un marsouin, la tête d’un lézard, les dents d’un crocodile, et voilàce qui nous a trompés. C’est le plus redoutable des reptiles antédiluviens, l’ichthyosaurus!"

  © Blogger templates 'Neuronic' by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP