domingo, 30 de mayo de 2010

Cuidado con tus gónadas

Un retrete así mola, para qué negarlo. Ahí están unas enormes mandíbulas carnívoras de reptil que dan un toque de distinción a un cuarto de baño en el que el protagonista principal podría ser esa anodina escobilla. Pero también entra dentro de la normalidad sentarse en esa taza pensando en la posibilidad de desgarro de tu zona púbica. Tan solo es algo decorativo, pero da respetito.

1 comentarios:

San Saurio 31 de mayo de 2010, 11:48  

Jejejejejeje,

Espero que le hayan enseñado a no usar los dientes....

  © Blogger templates 'Neuronic' by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP