lunes, 10 de marzo de 2014

ZOOBOOKS: Procoptodon goliah (y megafauna australiana)

 

Bienvenidos a la quinta y última entrega de Zoobooks: los antepasados, serie en la que os mostramos las ilustraciones que ciertos números de esta revista dedican a los animales primitivos. 

Hoy nos despedimos con Procoptodon goliah, un cangurazo de dos metros de altura y doscientos kilos de peso. Aparte de sus excepcionales dimensiones, su morro chato y su cola proporcionalmente más corta y robusta, la diferencia más significativa de los miembros del género Procoptodon respecto a los canguros actuales es que poseían un único gran dedo en las patas traseras -una adaptación locomotora similar a la de los cascos de los équidos-. Los motivos de su extinción hace unos 18.000 años no están del todo claros, aunque hay quien sostiene que pudo deberse al hombre.


Atención a la leyenda que narra cómo llegaron los canguros a Australia:


Una doble página bien chula... Aunque se echa en falta la diversidad de especies de las anteriores entregas, y más tratándose del capítulo final de la saga. Para compensar ahí va un Procoptodon para llorar de lo bonito que es...


...Que forma parte de un composición mayor, realizada por el paleoartista Peter Trusler para unos sellos que recrean ejemplares extintos de la megafauna australiana.



Thylacoleo y Thylacinus eran marsupiales carnívoros. Las adaptaciones a la caza del primer género guardaban cierto parecido con las de los felinos (garras retráctiles y mandíbulas con una mordida equivalente a la de los leones actuales), las del segundo con los lobos (Thylacinus cynocephalus fue el llamado "lobo de Tasmania"). Estas similitudes se debían a convergencias evolutivas, ya que marsupiales y placentarios pertenecen a ramas distintas de los mamíferos.


 

El marsupial hervíboro Diprotodon estaba emparentado con los actuales koalas y wombats, si bien los triplicaba en tamaño alcanzando una talla similar a la de los... ¡rinocerontes!, siendo por tanto el marsupial de mayor tamaño conocido.


Genyornis era un anseriforme, una especie de superganso que, a juzgar por la forma de su pico, podría haberse alimentado de carne.

 

Megalania fue un varánido (familia de lagartos a la que pertenecen los dragones de Komodo) que alcanzaba los siete metros de longitud.


Aquí podéis ver variaciones de estas estampas así como dibujos preparatorios de Trusler, y aquí otra serie a partir de una pintura también de Trusler que recrea dinosaurios australianos.


Lo dicho, quinta y última entrega, c'est fini. Sorprende que habiendo varios Zoobooks dedicados a los felinos -me refiero, como siempre, a la edición en castellano de finales de los 80 y principios de los 90 de la que he extraido las imágenes- no incluyesen recreaciones de macairodontes, los felinos prehistóricos conocidos como "dientes de sable".... Si os las perdísteis, o si os apetece revisarlas, aquí tenéis enlaces a las entregas anteriores: crocodilios, proboscideos, ceratomorfos y ratites.

2 comentarios:

Astu 15 de marzo de 2014, 9:06  

¡Bravo por la megafauna!
¡Felicidades a los Servicios Postales australianos y al equipo de Koprolitos!

eL KoProFagO 16 de marzo de 2014, 23:24  

Gracias por la visita y las felicitaciones, Astu.

Abrazos.

  © Blogger templates 'Neuronic' by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP