viernes, 27 de enero de 2023

Clonando dinosaurios

Este año se cumplen treinta del estreno del reverenciado filme de Steven Spielberg Jurassic Park. Es un hecho contrastado que esta efemérides cambió el curso de la paleoficción y provocó un estallido de la dinomanía cuyos ecos aún parecen lejos de haberse apagado. Creemos que la ocasión merece un par de entradas sobre lo que ha dado de sí esta franquicia en el mundillo del cómic.

Pero, para entrar en materia, primero hablaremos de los antecedentes del planteamiento del que parte la trama del filme: la clonación de dinosaurios para exhibirlos en un parque temático. Efectivamente, la historia de Michael Crichton no era una absoluta novedad y merece la pena hacer un pequeño recorrido por sus primeras puestas en escena. Tampoco Jurassic Park fue la primera película de dinosaurios de Spielberg y, de hecho, The Land Before Time (Don Bluth, 1988) o, como se la llamó aquí, En busca del valle encantado, en la que el “Rey Midas” de Hollywood participó como productor ejecutivo y que originó nada menos que trece secuelas (1994-2016) para el mercado del video, es posiblemente la primera responsable de la dinomanía de la que antes hablábamos.

Hasta la clonación de la oveja Dolly (1996), esta técnica era patrimonio de la ciencia-ficción. Seis años después de que Aldous Huxley publicase la distopía más conocida sobre eugenesia, Un mundo feliz (1932), el científico alemán Karl Speman sugirió que copiar seres humanos era científicamente posible. Los clones han protagonizado infinidad de obras literarias desde entonces [1], como Los niños de Brasil (Ira Levin, 1976), cuya adaptación cinematográfica (Franklin J. Schaffner, 1978) será la primera película que se ocupe del tema [2], pronto un filón para el cine de terror de serie B [3]. Pero los clones también han tenido sitio en las viñetas.

Para ser su clon, Bizarro era bastante más feo que Superboy

Creado por un rayo duplicador a partir de Superboy, Bizarro (1958, Otto Binder y George Papp) es uno de los clones más antiguos de los cómics, en 1971 Kirby clonó a su héroe Guardian (1942, con Joe Simon) y Peter Parker ha sufrido varias clonaciones, entre las que destacan Ben Reilly (The Amazing Spider-Man #149, 1975) o Kaine (Web of Spider-Man #119, 1994). En Uncanny X-Men #167-168 (1983) el clonado es Charles Xavier y aparece Madeleine Pryor (clon de Jean Grey), mientras el también mutante Cable será clonado como Stryfe en The New Mutants #87 (1990).

La clonación de seres humanos podía ser un tema controvertido y sugerente, pero las posibilidades de la clonación para la ficción no terminaban ahí. La técnica podía transformarse en una auténtica máquina del tiempo, poniéndonos en contacto directo con especies extinguidas. Si no podíamos ir al Mesozoico, tal vez podríamos traerlo hasta aquí...

Publicado en la revista pulp Astounding, el relato “The hunting season” (Frank M. Robinson, 1951) fue pionero en la clonación de saurios. Asistimos a la clonación de un Tyrannosaurus rex en Roadmarks (1979) de Roger Zelazny y Tuf voyaging (desde 1976 en Analog, recopilada en 1986) de George R.R. Martin. En Our lady of the sauropods (1980, en Omni), Robert Silverberg [4] plantea la idea de crear toda una reserva de dinosaurios (y si tuvieron una civilización en el Mesozoico). Y en Carnosaur (John Brosnan, 1984) de un científico ha clonado un zoo completo para soltarlos luego por el mundo; Harry Adam Knight la trasvasó –libremente- al cine en 1993... pero coincidió con el filme de Spielberg y las comparaciones son odiosas.

Por supuesto, también en los cómics se han clonado dinosaurios antes de que los efectos de la Industrial Light and Magic para la gran pantalla nos deslumbrasen e hiciesen creer que no existía el mundo hasta su llegada.

Los dibujantes españoles Joan Boix y Ramón Solá revolucionaron los cómics británicos junto al guionista Pat Mills en la revista de IPC 2000 AD con Flesh (1977), ambientada en una granja de dinosaurios cuyo fin es alimentar a la humanidad del futuro. A la hora de escribir Flesh, Mills se inspiró en parte en Hook Jaw, serie que había escrito en la revista Action tras el éxito del Tiburón (1975) de Spielberg, y en parte en Westworld [5] (1973), que Michael Crichton dirigió y escribió basándose en la novela Six-Gun Planet (1970, John Jakes).

En el episodio del Juez Dredd “The Cursed Earth” (1978), Mills idea un parque temático con dinosaurios clonados que podría hacernos pensar en una influencia de regreso sobre Crichton, aunque según J.J. Liston [6] Jurassic Park se habría inspirado en la novela The Parasaurians (1969, Robert Wells), que trata de una isla habitada por dinosaurios robóticos a modo de coto de caza privado para millonarios.

Por si esto fuera poco, en 1987, la pequeña Pinnacle Comics publicó la antología Creepy Tales, que incluía el cómic “The Dinosaur Doctor” (Martin Powell/Seppo Makinen) en el que un científico clona dinosaurios a partir de sangre extraída de insectos fosilizados en ámbar...


-----
[1] Entre las primeras, podemos destacar Una y otra vez (1951) o The Goblin Reservation (1968) de Clifford D. Simak, El hombre duplicado (James Blish y Robert Lowndes, 1953), Vivir para siempre (1956) o The Palace of Love (1967) de Jack Vance, Destination: Void (Frank Herbert, 1965), The Godwhale (T.J. Bass, 1974) o el relato “Lord of the Swastika” (The Iron dream, 1972) de Norman Spinrad. Incluso Arthur C. Clarke fue tentado por la clonación en Imperial Earth (1975).
[2] La resurrección de Zachary Wheeler (Bob Wynn, 1971) y El dormilón (Woody Allen, 1973), habían incluido la clonación antes, si bien de un modo meramente especulativo, sin el mínimo apoyo científico. Gómez-Sánchez, A.I, Hellín-Ortuño, P. y San Nicolás-Romera, C. (2011) “La representación de la clonación en la ficción cinematográfica. Una aproximación metodológica para un análisis del discurso científico en el cine”, en Palabra Clave, 14 (2), pp.216-234.
[3]Desechos humanos (Robert S. Fiveson, 1979), Los clones de Bruce Lee (Joseph Velasco y Nam Ki-nam, 1981), Poder Infinito (Robert Wiemer, 1983), El vivo retrato (Mario Menéndez, 1986)...
[4] También autor de Hunters in the forest en 1991. Ese mismo año, dentro de la serie “Robert Silverberg’s Time Tours”, John Gregory Betancourt escribió The Dinosaur Trackers.
[5] Cuyo éxito motivó la secuela Future World (1976) y la serie de televisión Beyond Westworld (1980) a la que sigue hoy un nueva adaptación de HBO que toma elementos de todas ellas. Don Glut reconoce que tuvo constantemente en la cabeza Westworld cuando escribió Spawn (1976), cuyo protagonista recolecta huevos de dinosaurio en el planeta Erigon para el parque Dino-World, una recreación de la Tierra durante el Mesozoico...
[6] Liston, J.J. (2010): “2000 A.D. and the New ‘Flesh’: first to report the dinosaur renaissance in ‘moving’ pictures”, en Dinosaurs and other extinct saurians: A historical perspective. En contra, en el blog “Prehistoric Pulp” Walt Williams sostiene que no existe evidencia de que Crichton leyera The Parasaurians antes de escribir Jurassic Park y que, de hecho, dudó inicialmente en desarrollar el relato por sus similitudes con Westworld.

jueves, 26 de enero de 2023

El koprolito todavía estaba allí (III): La verbena del diplodocus

Para la tercera cita de 'El koprolito todavía estaba allí' contamos con el escritor Enrique Dueñas, que nos presentará su novela "La verbena del diplodocus", editada por Apache Libros. La historia transcurre en la España de 1916, un país conocido por sus pasodobles y sus dinosaurios, con Alberto Borrás como protagonista, un escritor con muy mala suerte cuyo mejor amigo es Marcos, un músico sin oficio ni beneficio que se pasa las tardes fumando cáñamo con su mascota, Nano, un acorazado gliptodonte del Pleistoceno. 

​"La verbena del diplodocus" es una sátira política, una ucronía, una zarzuela, una epopeya moderna, una crónica del siglo XX, una comedia loca y una oda a la amistad, que mezcla pasado y presente, "Jurassic Park" y "Amanece que no es poco". En definitiva, una inclasificable aventura sobre la decepción, el amor, el fascismo, las canciones populares y el poder de la amistad.

Como es habitual, la charla tendrá lugar en el "El Dinosaurio Todavía Estaba Allí...", situado en la Calle Ave María 8 en Lavapiés (Madrid), el próximo jueves 2 de febrero a las 20:00. Allí os esperamos.

miércoles, 25 de enero de 2023

Criaturas prehistóricas en las cervezas Patagonia

Hoy os presentamos toda una línea de cervezas de esas que nos gusta traer de vez en cuando por aquí por sus connotaciones prehistóricas. Se trata de los diferentes productos de las Cervezas Patagonia de Chile, toda una línea elaborada a partir de las Cervezas Austral. Lo interesante en el caso que nos ocupa es que las Patagonia presentan cuatro variedades cuyos envases llevan el diseño de cuatro criaturas prehistóricas, tres de ellas presentes en el registro fósil de Chile.

La variedad Red Lager, ganadora del segundo puesto de los World Beer Awards y con 5 º, tiene como protagonista al enorme felino de dientes de sable, Smilodon, que habitó en Chile (entre otros muchos lugares) durante el Pleistoceno. Smilodon es una Red Lager de tonos cobrizos brillantes, donde destacan notas a caramelo, bizcocho, corteza de pan tostado suavemente, frutos secos y aromas florales del lúpulo.

En el diseño de la variedad Hoppy Lager, de 4,8 º, podemos encontrar a Mylodon, un enorme perezoso gigante que habitó en la Patagonia chilena y argentina también durante el Pleistoceno. Algunos de los restos más relevantes de este animal provienen de la Cueva del Milodón (Chile), donde se han encontrado algunos de los fósiles más recientes de esta criatura. En esta cerveza de aspecto cristalino y con espuma blanca y abundante predomina el perfil del lúpulo, teniendo además notas herbales, frutales y de resina de pino.

Chilesaurus diegosuarezi es el organismo elegido para la variedad Lotus Lager, de 6º. En este diseño el envase especifica ya que el animal representante de este tipo de cerveza es el icónico dinosaurio bípedo del Jurásico superior de Chile. Esta variedad de espuma abundante pero pasajera tiene un amargor de bajo a medio y notas frutales a naranja. 

La adición más reciente es la Black Lager Megaloceros, que cuenta con este enorme ciervo de la Edad del hielo como imagen publicitaria (a pesar de que este animal tuviera su rango geográfico limitado a Eurasia). La Black Lager está disponible desde el pasado junio, ha sido ganadora en los World Beer Awards y, con su color marrón oscuro, esta cerveza negra de sabor suave proporciona notas de chocolate y café.

martes, 24 de enero de 2023

Excavamos más profundo

Editado por 2Cabezas, "Excavamos más profundo" reúne en formato bolsilibro seis relatos cortos de Iván Narváez, paleontólogo y administrador del blog que estáis leyendo, Koprolitos. A lo largo de sus páginas encontramos sangre, violencia, humor negro y, flotando en el ambiente de todas las historias, paleontología...

El libro comienza con "Ammonites", que narra la historia de una joven estudiante que ve cómo se truncan sus sueños a manos de salvajes. El segundo relato, "Concavenator", está protagonizado por un actor en horas bajas que busca brillar de nuevo participando en un remake de 'El valle de Gwangi'. En "Pterodactylus" asistimos con Eva a una incómoda entrevista de trabajo, mientras que en "Icnitas", comprobaremos cómo un violento sicario puede acabar seducido por el mundo de los fósiles. La historia de "Tendaguru" nos lleva hasta Tanzania para acompañar a una campaña de excavación en la que nada es lo que parece. Finalmente, en "Coprolito" conoceremos la carrera académica de un profesor de mierda.

Si te apetece remangarte y excavar más profundo con la lectura de estos relatos, echa un vistazo a la web de 2Cabezas y hazte con un ejemplar aquí.

lunes, 23 de enero de 2023

Comicsuchus (IV)

Age of Reptiles: The Journey

La última entrega –por el momento- de esta serie está dedicada a los cómics más recientes que han dedicado viñetas a los cocodrilos mesozoicos. Como vamos a comprobar, estas criaturas siguen gozando de la estimación de artistas y guionistas.

Los cocodrilos han participado en los volúmenes “The Journey” (2010) y “Ancient Egyptians” (2015) de la impresionante “epopeya dinosauriana” de Ricardo Delgado Age of Reptiles. En el primero de ellos vemos el festín que se dan cuando la caravana de dinosaurios protagonista decide vadear un río y en el segundo se ganaron un puesto en la propia portada, como principales rivales de Spinosaurus.

Pristichampsus, riéndose en japonés

La serie nipona Eden no Ori #8 (2008) transcurre en una isla con fauna extinta, entre la que se encuentra Pristichampsus (Gray, 1831), cocodrilo de largas patas que vivió hace 40 millones de años. Los hallazgos de sus dientes, parecidos a los de los terópodos, hicieron pensar en su día a los paleontólogos que algunos dinosaurios –aparte de las aves- habrían sobrevivido al Mesozoico.

Les dinosaures en BD

SuperCroc y sus superfauces a prueba de kriptonita

También hemos podido verlos en un par de cómics didácticos, de distinta procedencia. El galo Les dinosaures en BD (2010) introdujo al gigante Deinosuchus y el norteamericano Dinosaurs and Prehistoric Predators (2011) nos presentó al temible Sarcosuchus (Taquet, 1966), conocido popularmente como SuperCroc (por algo será).

Love #4

La cuarta entrega de la gala Love (2011) está dedicada a los dinosaurios y la fauna con la que compartieron su espacio, como este cocodrilo que pone en aprietos a un terópodo despistado. Sin dejar Francia, en la adaptación de Le monde perdu (2013), Christophe Bec bautiza una especie mesozoica como Pablotisuchus gladysraensis. Por supuesto, estamos ante un flagrante nuevo ejemplo de Nomen ignotum. Y hablando de adaptaciones literarias, también hay cocodrilianos en las que Mike Wolfer realizó para American Mythology del clásico de E.R. Burroughs The Land that Time Forgot a partir de 2016.

Where Monsters Dwell

Garth Ennis (Marjorie Finnegan, Temporal Criminal) recuperó al superhéroe de la Edad de Plata The Phantom Eagle (Gary Friedrich/Herb Trimpe, 1968) y lo envió al mundo perdido de la miniserie Where Monsters Dwell (2015), en la que aparte de por los dinosaurios, los protagonistas las pasan canutas debido a un gigantesco y hambriento cocodrilo del que les librará un aún mayor escualo. En el sentido contrario, en el número de presentación de G.I. Combat (2012), será un cocodriliano el que libre al protagonista de un engendro con cuerpo, cuello, cabeza y cola de saurópodo y patas de terópodo. Y en la última entrega de Avengers Arena (2014), Reptil se transforma de Triceratops en un gigantesco cocodrilo mesozoico (¿Deinosuchus?) para ayudar a sus amigos.



Jungle Fantasy Ivory

En la conclusión de The Terminus Project (2014), el polaco Jakub Martewicz envía a los protagonistas al Mesozoico, donde vuelve a ponerse de manifiesto el poder destructivo de estos reptiles. Pero los cocodrilos pueden dar aún más juego e incluso se ha planteado su papel libidinoso en el porno Jungle Fantasy Ivory (2016).


Cretaceous

Ya conocéis nuestra debilidad por las series protagonizadas en exclusiva por dinosaurios, los cómics DE dinosaurios a los que dedicamos toda una serie de posts hace no mucho. Naturalmente, un buen cómic DE dinosaurios puede –y debe- dar entrada al resto de la biota coetánea, tal como hace Cretaceous (2019), protagonizada por un tiranosaurio al que Tad Galusha está a punto de hacer desaparecer en esta escena a manos de un cocodrilo.

La conclusión es clara: en los cómics, tenemos cocodrilos mesozoicos para rato. Habrá que estar atentos.


The Land that Time Forgot: See-ta, the Savage (2018)

  © Blogger templates 'Neuronic' by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP