viernes, 19 de julio de 2024

Dinojuegos de mesa españoles (II)

Fundada en 1998, Edigráfica Games present en el Festival Internacional de Juegos de Córdoba en 2011 ¡Guka Croka!, de Ignacio Sánchez y Jorge M. Piñán Gamazo, ilustrado por el dibujante de cómics Enrique V. Vegas –conocido por sus “cabezones” –, que mezcla seres humanos y dinosaurios. El mismo equipo desarrolló Dino Path para la casa Cayro.

Josep M. Allué debutó haciendo un poco de divulgación científica con Érase una vez... (Educa Borrás), según la serie de television. En 2013, presentó en Nüremberg Loco Lab Dino Kit XL.

Fundada en 2008, la madrileña Gen-X Games ha producido varios juegos de mesa con dinosaurios, como Explorers of the Lost Valley (2016), de un viejo conocido de nuestro blog, Enrique Dueñas (cuya novela "La verbena del diplodocus" presentamos en nuestro ciclo de charlas “El koprolito todavía estaba allí” en el café Dinosaurio) o Fossilis (2020), que David Alberto Díaz preparó con los ilustradores de la canadiense Kids Table Board Gaming Josh Cappel y Apoline Etienne. Además, en 2024 han coproducido junto a Doctor Collector un par de juegos inspirados en la más famosa paleofranquicia: Jurassic Park: Digger, de Carlos González y con ilustraciones de Lyle Cruse, y Jurassic Park: The Spy Game, de David Amorin.


Fossilis, hora de excavar

Manuel José Sueiro Abad y Ángel Paredes Colmenar fundaron en Madrid Nosolorol Ediciones (2005), que ha producido juegos como Edén (2017), de Gabriel Soriano, que mezcla mitología, extraterrestres y dinosaurios, ilustrado por otro dibujante de cómics, Raúlo Cáceres, autor de Code Pru (con Garth Ennis, 2016) y algunas portadas para la paleoporno Jungle Fantasy. Además, entre los juegos de rol comercializados por Noslorol, encontramos algunos con dinosaurios, como Usagi Yojimbo (2006), según el cómic de Stan Sakai, o Atomic Robo (2015), según el de Brian Clevinger/Scott Wegener.

La cántabra Tembo Games editó Kaboom Universe (2019), de Álvaro G. Echave, un juego de cartas en el que los extraterrestres vienen a la Tierra para intentar salvar a los dinosaurios de la extinción.

El madrileño David GJ es conocido por haber ilustrado el juego de cartas viral –chiste inevitable– Virus, de Tranjis Games (2015), que acaba de lanzar La gran excavación (Cristina Pérez y Miguel A. Viedma, 2024), donde John Jamón ha prometido una beca a quien primero le entregue cuatro fósiles... Volviendo a David, ha autoeditado en Gnomo Saurus su primer juego, ¡Extinción! (2020), y en 2021 desarrolló la expansión con dinosaurios de Fast Food Battle! titulada “Dimensional Break”.

Raúl López creó para Atomo Games Baby Dino (2021), con ilustraciones de Alberto G. “Zaviev”, en el que tienes que ir rompiendo tu cascarón para rellenarlo con partes de dinosaurio, mientras tus rivales te boicotean con trozos de avestruz.

Uno de los juegos actuales más interesantes es Mary Anning (2D10 Games, 2022), de los valencianos César Gómez Bernardino y Paz Navarro Moreno, en el que tienes que acompañar a la pionera paleontóloga en su búsqueda de fósiles en los acantilados de Lyme Regis.

Nacido en Italia, Lorenzo Tarabini es autor del juego de cartas Dinolore (2023), con ilustraciones de Pedro A. Alberto y Pedro Soto, que pone a prueba tus conocimientos paleontológicos.

Y terminamos con el juego de rol de Roberto Alhambra Dino West: Balas y dinosaurios (Ryhope, 2024), ilustrado por el dibujante de cómics Sergio Bleda, que debutó con la tira Los saurios (1991) en El Diario de Albacete.

jueves, 18 de julio de 2024

Empeliculada (Niñasauria)

Creo que a estas alturas ya sabemos cuál es la película favorita de "Niñasauria", el personaje creado por Luto, historietista, dibujante y fanzinero de Cali (Colombia)... En esta tira podemos comprobar cómo la infante del Mesozoico disfruta visionándola una vez más. Para saber más sobre el trabajo de Luto mira por aquí o pásate por su cuenta de Instagram o su cuenta de Twitter.

miércoles, 17 de julio de 2024

Viajando al pasado con Cuculus

¿A quién le apetece otra entrega de "Viajando al pasado"? Estas entradas son ligeritas, bien fresquitas, y entran muy bien de cara al caluroso verano. Por eso, en el día de hoy, os presentamos a Cuculus, artista digital que tiene en su galería unas simpáticas ilustraciones de dinosaurios y otras criaturas prehistóricas. Si os gustan, sabes que tiene los encargos abiertos.









martes, 16 de julio de 2024

El típico cómic de tiranosaurios

El coreano DH (o DH Pretor Artanis) [1] se autodefine como “un pintor ocasional al que le gustan los dinosaurios y los dibujos”. El pasado 17 de diciembre unió sus dos pasiones para publicar la primer tira de su webcómic 평범한 티라노사우루스 만화 [Pyeongbeomhan Tiranosauruseu Manhwa], lo que vendría a ser El típico comic de tiranosaurios. Aunque su frecuencia es errática (a veces semanal, a veces mensual, quincenal la mayoría de la ocasiones) lleva ya 17 entregas. Puedes leerlo (si sabes hangul) en naver o en pixiv, y el autor dice que está trabajando en la traducción al inglés para subirla a su cuenta de X, @dhn0603.

El típico cómic de tiranosaurios está protagonizado por... un tiranosaurio, quién lo habría dicho. No nos parece tan típico que un tiranosaurio hable en perfecto coreano, pero sí entraba dentro de nuestras expectativas el voraz apetito de la criatura, que entretiene el tiempo buscando con qué llenar la panza. Sin embargo, la balanza se inclina pronto hacia lo atípico, ya que nuestro héroe llega a un castillo de fábula y conoce a un hada que... bueno, tampoco queremos destripárosla tan gratuitamente y quitaros los alicientes para matricularos el próximo curso en la Escuela Oficial de Idiomas.

Un monje gordito a la hora del aperitivo... la tentación es poderosa

Lo que más nos ha llamado la atención de este cómic son los personajes secundarios, las criaturas que nuestro T.rex se cruza en el camino, la mayoría invenciones del autor, como el gullper (un ave similar a una gaviota con bolsa de pelícano), el wyvern (una serpiente alada), el Mahakalisutra cretacensis (un proboscídeo con apellido mesozoico) o la que más nos ha impactado: el gallodraco, un dragón inspirado en Anzu, el oviraptorosauriano del Maastrichtiense norteamericano.

Ojo al tamaño de Mahakalisutra cretacensis

Aparece Gallodraco

-----
[1] Pretor Artanis es un personaje del videojuego Star Craft (Blizzard Entertainment, 1998).

lunes, 15 de julio de 2024

Dinosaurios y ciencia-ficción con David A. Hardy

David A. Hardy es un artista nacido en Bournville (Gran Bretaña) en 1936. Especializado en arte espacial, realizó sus primeros pinitos en esta temática en 1950, a la edad de 14 años, e ilustró su primer libro, "Suns, Myths and Men" de Patrick Moore a la edad de 18 años. Ha ilustrado docenas de libros en Gran Bretaña, Estados Unidos y Alemania, tanto de ciencia como de ficción, incluyendo a autores como el citado Patrick Moore, Arthur C. Clarke, Carl Sagan, Wernher von Braun, Isaac Asimov o Brian May, entre muchos otros, y también innumerables portadas de en portadas para revistas de ciencia ficción, revistas científicas, películas, programas de televisión, videojuegos o discos. Conoció a los artistas de la International Association of Astronomical Artists en Islandia, en 1988, y en septiembre de 1996 se convirtió en presidente de la asociación. Ha recibido numerosas distinciones: en 2002, el Premio Lucien Rudaux Memorial, en 2003, el asteroide antes conocido como "1998 SB32" pasó a llamarse oficialmente como "Davidhardy", en 2011, fue elegido mejor artista en la Eurocon en Estocolmo y en 2019, fue elegido miembro honorífico de la British Interplanetary Society. Además, ha participado en diferentes exposiciones internacionales y el National Air & Space Museum de Washington DC aloja varias de sus pinturas. En su obra no faltan los dinosaurios, como en "The Big Book of Dinosaurs" (puedes leer una reseña aquí), pero nosotros nos vamos a detener en sus ilustraciones que mezclan a los gigantes mesozoicos con elementos de la ciencia-ficción. Puedes conocer más sobre su trabajo en su página web:





viernes, 12 de julio de 2024

El sonido del trueno: Cómics de dinosaurios y onomatopeya especulativa

La onomatopeya sirve para introducir en el discurso del cómic sonidos inarticulados extraños al lenguaje, como las voces de los animales. Si estos se extinguieron hace millones de años, como los dinosaurios y otros grandes reptiles acuáticos y voladores con los que compartieron su hábitat, de cuyas emisiones sonoras el registro fósil apenas ofrece unas vagas pistas (de momento), sus onomatopeyas se convierten en un ejercicio especulativo cuyo poder de evocación sólo estará limitado por la imaginación de creadores y lectores.

En el artículo recién publicado por Charlie Charmer e Iván Narváez en CuCo, Cuadernos de Cómic “El sonido del trueno: Cómics de dinosaurios y onomatopeya especulativa” se analizan las vocalizaciones sugeridas en los principales cómics clásicos de paleoficción, como la tira de prensa Alley Oop, el cómic book Turok, Son of Stone y franquicias que han sido adaptadas a ambos medios, como Tarzán o The Flintstones. Se han estudiado sus posibles funciones y cómo unos autores pudieron influir en el trabajo de otros a la hora de ir forjando un repertorio sonoro mesozoico.

Pero también se realiza una aproximación a las onomatopeyas basadas en otras lenguas, con especial detenimiento en la japonesa, en tanto la aceptación del manga las ha convertido ya en un lugar común en Occidente, al tiempo que tienen una especial importancia gramatical por su uso expansivo y su potencial para incorporarse al lenguaje hablado. De este modo, el recurso se analiza en un marco lingüístico comparado, lo que permite establecer similitudes y diferencias a nivel global.

Dejando aparte su tratamiento gráfico (rótulos, colores, formas...), al que también se hace una sucinta referencia, el uso observado a lo largo de las viñetas de distintos periodos y geografías oscila entre la búsqueda de estándares a partir de los sonidos de fauna actual, para facilitar la lectura y hacer más comprensible el mensaje, y la creatividad más desaforada mediante llamativas expresiones en las que el autor busca dejar su particular impronta.


-----
Más información:

jueves, 11 de julio de 2024

El despertar del pasado (Alan Comet)

En una de las entregas que se publicaron por aquí dedicadas a los "Bolsilibros mesozoicos" se habló de Enrique Sánchez Pascual (1918-1996), autor de la novelita "Dimensión Pretérito" (1967) bajo el pseudónimo de Law Space dentro de la serie Espacio mundo futuro. Como ya comentamos, nació en Madrid y comenzó estudios de medicina, pero el inicio de la Guerra Civil le obligó a dejarlos. Luchó en el bando republicano y, al terminar la guerra, se vio obligado a exiliarse a Francia, donde conoció a su esposa. Su regreso a España le costó cumplir condena en la cárcel de Figueres. En la posguerra, trabajó como representante de unos laboratorios farmacéuticos hasta que, animado por un amigo escritor, decidió dedicarse a la literatura.

Enrique Sánchez Pascual junto a Félix Rodríguez de la Fuente

Su trabajo para la editorial Bruguera le hizo trasladarse a Barcelona. Como era habitual en los escritores de posguerra, escribió en numerosos géneros con multitud de pseudónimos como Alan Star, Karl von Vereiter, y el citado Law Space, llegando a colaborar con Félix Rodríguez de la Fuente en una revista. Fuera de la ciencia ficción destacó como escritor de historias bélicas, llegando a convertirse en un experto en la Segunda Guerra Mundial. En el género de la ciencia ficción su producción fue prolífica, llegando a escribir, literalmente, cientos de títulos para las editoriales Toray y Bruguera. Según su hijo, el escritor Enrique Sánchez Abulí, escribía una novela por semana, si no más. Llegó, incluso, a crear su propia editorial, Mando, para la que escribió quince títulos bajo el pseudónimo de Alan Comet en una colección denominada Robot. Y es bajo este sello donde encontramos la novelita "El despertar del pasado", publicada en 1955 y que se anunciaba con la siguiente sinopsis: "¡Habían muerto hacía millones de años! La ambición de un hombre les hizo despertar para lanzarse contra el mundo como una espeluznante pesadilla. ¡Una lucha contra los monstruos del pasado que le llevará al límite de lo posible!".

La acción se sitúa en 2085 en una Unión Soviética (ahora llamada Osteuropa) dominada por los países occidentales tras la Tercera Guerra Mundial. Sin embargo, en una base subterránea de Siberia aún habitan algunos comunistas que añoran su antiguo país. El profesor Alexis Komarow (que revive a los seres humanos mediante un fino electrodo en el cerebro), logra volver a la vida a miles de "monstruos del pasado" que dormían en el hielo. Esta terrible horda es lanzada hacia Europa por estos antiguos disidentes para derrotar a sus enemigos. Solo podrá ser frenada por la aviación estadounidense, que consigue además que los animales pretéritos vuelvan hacia Siberia y acaben definitivamente con el peligro soviético. Una idea muy loca, pero disfrutable en todo momento por el buen oficio de Sánchez Pascual/Comet. A continuación, dejamos un extracto:

Una vez que la oscuridad se adueñó del interior del vehículo, el zumbido del «tele-radar» fue el único ruido que rompió el silencio que reinaba allí. Sin saber exactamente por qué, Alexis sintió que su voluntad flaqueaba, presa de una emoción que aumentaba por momentos.

Algo tan poderoso como una clara intuición le decía que lo que aparecía en la pantalla iba a ser una sorpresa indudable y demasiado grande para no emocionarle. 

¿Qué podría haber allí, en el fondo de las capas heladas, que requiriese su presencia?

Una luz, débil al comienzo, empezó a fluctuar sobre el cristal pulido de la pantalla. A medida que la luz aumentaba en intensidad —al mismo tiempo que la ansiedad de Komarow— unas sombras gigantescas, se iban dibujando entre la claridad azulada del resto.

De repente…

La nitidez de las imágenes fue extraordinaria. Y el profesor, sin poderlo evitar, lanzó un grito ahogado que le salía del fondo de su alma de científico, al contemplar la maravilla que desfilaba ante sus desorbitados ojos.

Reposando entre las capas de hielo, desde hacía millones de millones de años, los animales que habitaban aquellas lejanas épocas estaban allí, en un sueño casi eterno, aprisionados por los hielos que habían detenido sus existencias…

Con los ojos brillantes por una fiebre de emoción, Komarow no cesaba de gritar extraños nombres al paso rápido de las imágenes.

—¡Triceratops!… ¡Un Iguanodon!… ¡Alosaurios!… ¡Brontosaurios!… ¡Diplodocus!…

Era todo el Pasado que destilaba, en su callado cementerio de hielo, ante el entusiasmado sabio. Los cuerpos de aquellos monstruos que habían aterrorizado a la propia tierra, estaban perfectamente conservados en el más formidable y gigantesco «frigorífico».

Durante millones y millones de años, sus cuerpos yacían en aquella especie de muerte invernal, como un tesoro paradójico. 

A su lado, Hugo lanzaba rápidas y divertidas ojeadas a la pantalla. Pero, su atención estaba clavada en el rostro del sabio en el que se leía una admiración sin límites.

—Sí, profesor —exclamó con vehemencia—, ahí están por millones, en enormes manadas, esperando solamente su ciencia…

Alexis se volvió sorprendido…

—Comprendo —dijo con un hilo de voz—. Ustedes desean que yo…

—¡Eso mismo! —cortó el otro—. Nosotros deseamos darles la vida que perdieron hace mucho tiempo. ¡Ésos son sus criaturas de ensayo, profesor! Están esperándole desde la Noche Turbia de lo Remoto. Y mientras usted venía… La fauna del pasado duerme…

Me lo chivó Pepelu. ¡Muchas gracias!

miércoles, 10 de julio de 2024

Viajando al pasado con Candidconfection

En el "Viajando al pasado" de hoy conocemos a candidconfection. Nos han gustado varios de los dibujos e ilustraciones de esta artista estadounidense, entre los cuales destacan varios pequeños dinos chibi muy monos. Podéis echar también un vistazo a su galería aquí.







martes, 9 de julio de 2024

Cruel Universe: El regreso de EC Comics

Gracias a un acuerdo entre la familia Gaines y Oni Press, este verano renace el universo de la vieja editorial EC (Tales From the Crypt [1]) a través de dos nuevas antologías: en julio se presenta el cómic book de terror Epitaphs From the Abyss y el siguiente mes llegará el tebeo de ciencia ficción Cruel Universe.

"The Champion"

La portada de Greg Smallwood para Cruel Universe #1 muestra a un imponente terópodo como el que aparece en la historieta interior “The Champion”, en la que un convicto comparte destino con un tiranosaurio. El guion es de Matt Kindt –que ya había introducido dinosaurios en 4001 AD (2016), con Clayton Crain y David Mack– y dibuja el barcelonés José Ángel Cano López “Kano”.

4001 AD

Aunque en 2021 Diábolo comenzó a recuperar los tebeos clásicos de EC para las nuevas generaciones de lectores españoles [2], esta nueva iniciativa nos ha parecido la ocasión idónea para hacer un breve repaso de lo que dio de sí en materia mesozoica la que el editor de The Comics Journal considera como la mejor editora de cómics de la historia [3].

William Gaines heredó Educational Comics de su padre, el pionero [4] del medio Max Gaines, que se dedicaba a adaptar pasajes de la Biblia a viñetas. Pero Will no estaba muy interesado en los temas religiosos y se dejó convencer por Wallace Wood para reorientar su producción hacia la ciencia ficción, rebautizando la empresa como Entertainment Comics, para que no hubiera confusiones. En 1950, lanzó las antologías Weird Science y Weird Fantasy (fusionadas en 1954 en Weird Science Fantasy), donde el guionista Albert Feldstein sentará las bases del cómic de terror moderno con sus voces en off, episodios autoconclusivos sin personajes ni lugares comunes o adecuación del relato al artista. Debemos destacar, por su contenido mesozoico, las historietas “House, in Time” (Graham Ingels, 1952), “In the Beginning” (dibuja Joe Orlando, 1953) o la más icónica de todas, “My World” (Wood, 1953).

Por si esto fuera poco, Al Williamson nos dejó en estas revistas sus primeras historietas dinosaurianas, como “Captivity” (1952), en la que los extraterrestres mantienen un zoológico prehistórico a cuyas bestias alimentan con nuestros ancestros, la adaptación del cuento de Ray Bradbury “A Sound of Thunder” (1954) o “Food for Thought” (1955), ambientada en un planeta donde la evolución conducirá también a la aparición de dinosaurios, las dos úlimas junto a Roy Krenkel.

Lamentablemente, la caza de brujas acabó con la producción de EC poco después, dejándonos sin montones de historietas con dinosaurios que jamás llegarían a producirse, pero parece que ahora la hija de Gaines y los chicos de Oni están dispuestos a cambiar eso. Era de justicia.


-----
[1] Tal vez sea la revista más famosa de EC, debido sobre todo a que, en 1989-1996, HBO produjo una serie de televisión con ese nombre adaptando muchas historietas de las revistas de terror de la casa. Por cierto, no hay dinosaurios en ninguna de ellas.
[2] En 2003, Planeta los publicó en formato libro de bolsillo, en blanco y negro.
[3] Entrevista a Gary Groth en The New York Times en 2013.
[4] También fue coeditor de All-American Publications, el germen de lo que hoy es DC.

  © Blogger templates 'Neuronic' by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP